GASTRONOMÍA

Numanthia 2008 y lomo ibérico de Arturo Sánchez, la pareja perfecta

Numanthia 2008lomo ibérico de bellota roscal Arturo SánchezDe Castilla-León llegan los productos estrella que forman la pareja Elite Gourmet de este otoño: el vino tinto Numanthia 2008 nace en la región de Toro y se une en un enlace gastronómico único con el lomo ibérico de bellota roscal Arturo Sánchez, cuyos cerdos son criados en la naturaleza más pura de la Sierra Norte de Sevilla.

Una unión intensa, que llenará de gusto los paladares de los amantes de los buenos productos castellanos. Un tinto y un ibérico que combinan a la perfección y que se pueden tomar en cualquier momento del día.

Dos productos tradicionales, que han sido elaborados con sumo cuidado y pasión para otorgarles toda la fuerza y sabor que caracteriza a estos productos de Castilla-León.

En la región de Toro se elabora Numanthia, un 100% tinto de toro, variedad de una uva de piel resistente que pertenece a la familia tempranillo. Con un color rojo oscuro y profundo, este vino de Toro, de intensos reflejos rubí, es potente y nervioso. Su sabor posee aromas de frutas negras, tostados y pimientas, que subrayan su complejidad y elaboración artesanal.

La localidad salmantina de Guijuelo, por su parte, es la cuna del lomo ibérico de bellota roscal Arturo Sánchez. Un producto que se elabora seleccionando solo las piezas de mayor calidad y veteado de grasa de cerdos que son criados en las Dehesas del Sur de Extremadura y en la Sierra Norte de Sevilla. Es adobado a mano y solo con especias naturales, embuchado en doble tripa natural, atado a mano y secado en “campana” de leña encima. La curación en secaderos naturales se realiza durante más de cinco meses gracias a los vientos de las sierras de Béjar y Gredos.

Un tinto joven como el vino Numanthia 2008 será el compañero perfecto del lomo ibérico de bellota roscal Arturo Sánchez, ya que un vino de estas características fundirá la grasa y acompañará a esta rica chacina en su posgusto. La fuerza y la intensidad del Numanthia piden platos con sabores potentes que no se dejen anular con facilidad, por eso, para una armonía autóctona clave, nada mejor que un lomo ibérico curado en las sierras castellano leonesas. En la hora del aperitivo, en la comida o como entrante serán la pareja perfecta para este otoño.