VINO

Nace el espumoso rosado Rosé de Mar 2017 de Vardon Kennett

Este exclusivo espumoso elaborado con pinot noir procede de viñedos propios de altura y destaca por su frescura y elegancia.

Vardon Kennett, la bodega dedicada a la elaboración de vinos espumosos de alta gama de la Familia Torres, lanza Cuvée Rosé de Mar 2017. Se trata de un rosado de producción muy limitada, elaborado íntegramente con pinot noir procedente de viñedos propios de altura. Como en el caso del blanco Cuvée Esplendor, es un espumoso de añada y larga crianza, que destaca por su elegancia y frescura gracias a la altitud de los viñedos y a la minuciosa selección de las uvas. De burbuja sutil y vivaz, Rosé de Mar 2017 se elabora por el método tradicional en la bodega situada en una antigua masía de Santa Margarida d’Agulladolç, en el Alt Penedès, que había sido habitada por Daniel Vardon Kennett en los albores del siglo XIX. Comerciante marítimo inglés, aventurero y emprendedor, Vardon Kennett surcó los mares más remotos hasta que decidió cambiar el rumbo de su vida por amor y asentarse en el Penedès para elaborar sus propios vinos. Familia Torres quiso rendirle homenaje bautizando la bodega con su nombre. Ahora, el nombre de su segundo espumoso hace también referencia a su pasado como navegante, del mismo modo que la original forma de la botella, de curvas sinuosas, recuerda las olas del mar. Este proyecto vitivinícola, impulsado por la quinta generación de la familia bodeguera del Penedès, nació en 2013 desde el inconformismo y la experimentación, haciendo un guiño a los orígenes y tradición. Al frente está la enóloga Anna Velázquez, con más de 25 años de experiencia en el sector, elaborando vinos de extremada delicadeza y frescura.

La producción de Rosé de Mar 2017 no alcanza el millar de botellas y se comercializará principalmente en España. Es un rosado extra brut muy refinado de perfil gastronómico, en el que la pinot noir, con sus notas típicas de cereza, se expresa abiertamente enmarcada en un perfecto equilibrio entre la fina acidez frutal y los matices que le otorga la larga crianza en botella de un mínimo de 39 meses.