GASTRONOMÍA

Entrega de los Premios de la Acadèmia Catalana de la Gastronomia

Foto de familia de los premiados este año por la Academia Catalana de la Gastronomia

Ayer por la tarde se celebró en el Palau de la Generalitat de Barcelona la entrega de premios que anualmente otorga la Acadèmia Catalana de la Gastronomia y que reconocen la labor de los mejores cocineros y profesionales del sector en Cataluña.

Si algo caracterizó esta undécima edición más allá del puro acto institucional fue la emotividad, ya que se homenajeó a tres figuras muy queridas en el ámbito gastronómico: Juli Soler, Pau Alborà y Carles Gaig, que recibieron el reconocimiento y el cariño de sus compañeros de profesión.

Juli Soler, socio de Ferran Adrià en elBulli –retirado de la vida pública y profesional debido a una enfermedad neurodegenerativa–, recibió el galardón en reconocimiento a sus más de 30 años de dedicación a la gastronomía. Pau Albornà, periodista gastronómico fallecido el pasado año, recibió el premio especial a título póstumo que recogió su madre, Roser Torras, Directora General del grup gsr-produccions de gastronomia. Y finalmente, el cocinero barcelonés Carles Gaig también recibió el reconocimiento a toda una vida dedicada a la profesión.

El resto de premiados fueron el restaurante Aligué de Manresa –lleva desde 1957 apostando por la cocina catalana– que recogió el premio al ‘Restaurante del Año’; el chef Víctor Quintillà, del restaurante Lluerna de Santa Coloma de Gramanet (consiguió su primera estrella Michelin hace unos meses) que recibió el premio al ‘Cocinero Joven’; José María Parrado, que fue reconocido como ‘Emprendedor del año’por su nuevo local de tapas, el Bar Cañete, y Jaume Tàpies, presidente a nivel internacional desde 2005 de Relais & Chateaux, que se llevó el premio que lo califica como ‘Profesional del Año’. Además, la Academia quiso premiar también al Banc d’Aliments, que realiza una gran labor social, especialmente en estos tiempos de crisis, ya que recogen y distribuyen alimentos sin ánimo de lucro.

Y como no podía ser de otra manera en un acto hecho por y para la gastronomía, se sirvió una cena preparada por grandes nombres: Jordi Cruz, del restaurante Àbac, los hermanos Roca de El Celler de Can Roca –casi recién venidos de Londres de recoger su premio al Mejor Restaurante del Mundo–, Paco Pérez, chef de Miramar (Llançà) y Enoteca (Barcelona), Nandu Jubany, de Can Jubany y los hermanos Torres del Dos Cielos.