RESTAURANTES

Exitosa inauguración del restaurante Pepito en Barcelona

Sra. Elsa Anka, Dr. Ivan Mañero, Sra. Gemma Ginesta (Propietaria del Restaurante Pepito)

Foto: Pere Sebastià Garcia-Moreno

Situado en el corazón de la Ciudad Condal, Pepito abrió ayer sus puertas oficialmente con una gran fiesta de inauguración a la que asistieron más de 200 personas entre prensa y vip’s pertenecientes a diferentes ámbitos de la sociedad.

Este nuevo restaurante debe su nombre al famoso bocadillo, el “pepito”, al que aquí elevan a la categoría de cocina de autor. Su secreto es el especial cuidado con el que seleccionan la materia prima, elaborando todos los platos con productos de máxima calidad. En la carta encontramos el “Pica Pepito”, una selección de las tapas más tradicionales elaboradas y presentadas con exquisita originalidad; los “Pepitos gourmets”, que sorprenden al comensal por su sofisticación y por su gran variedad; así como carnes a la leña, hamburguesas y sabrosos tartares. Eso sí, hay que guardar un rinconcito en el estómago para probar los deliciosos postres caseros, recetas tradicionales reinventadas y transformadas en delicias creativas y actuales como la Espuma de crema catana, que sirven en una copa.

En cuanto al local, hay que decir que Pepito se divide en diferentes y originales espacios en los que lo retro, lo clásico y lo industrial se unen para crear un ambiente único y acogedor: vigas de hierro forjando originales de principios del siglo XX, un archivero recuperado de una antigua mercería madrileña, espejos procedentes de una casa modernista, papel pintado procedente de Londres, antiguas lámparas recuperadas de un hotel de Santander y un gran Chester procedente de un anticuario de París, son algunos de los elementos decorativos más destacados.

Mención aparte merece la sala de la chimenea, de reminiscencias victorianas, con una barra de bar clásica que le confiere un marcado carácter de Coctelería. Aquí se ofrecen una gran variedad de cócteles sofisticados, frescos y fáciles.

En definitiva, Pepito, podría definirse como un espacio “hyggeli”, palabra danesa que define a aquellos lugares especiales que son acogedores, agradables y con un encanto especial.