• DESTILADOS

    El Afilador renueva su imagen con un diseño vintage

    El licor de sobremesa por excelencia renueva su imagen, a través de un diseño que refleja su tradición, autenticidad, origen y calidad

    Han pasado casi 80 años, desde que apareciera en el mercado el emblemático licor El Afilador, protagonista de sobremesas, símbolo de arraigadas tradiciones. Esta emblemática marca gallega da un nuevo giro a su historia y, sin perder de vista sus raíces, cambia su imagen a través de un nuevo diseño muy personal,

    Ahora, las líneas de sus variedades evolucionan al igual que sus consumidores, en una imagen actual y renovada. El diseño se basa en un estilo vintage, que refleja sus valores tradicionales de siempre, así como su autenticidad, origen y calidad. El logo- símbolo ha cambiado pequeños detalles pero mantiene el nexo con la esencia e historia. Por su parte, el líquido permanece inalterable.

    El nuevo diseño de El Afilador estuvo a cargo del Estudio Marta Lojo, con sede en Cambados (Pontevedra) especializado en la creación de packaging para vinos y bebidas a nivel nacional e internacional.

    Cabe destacar que El Afilador es pionero en la comercialización de los orujos de Galicia, siendo el primero en vender orujo embotellado en 1943. De igual manera, en la década de los 80 fue el embajador que llevó el orujo gallego a todos los rincones de España.

    Su elaboración se realiza en Orense, de forma tradicional y a través de aguardientes 100% naturales, sin usar aditivos, ni conservantes; pero sí las mejores materias primas presentes en sus cuatro variedades: Licor de Hierbas, Tradicional (aguardiente), Licor Café y Crema de Licor. Su sabor refleja el Auténtico Orujo Gallego: aroma fresco y afrutado y una gran presencia de aromas y sabores a pasas e incluso notas de higos secos.

    Cuatro variedades únicas, sabor inconfundible

    Licor de Hierbas

    se utilizan exclusivamente  seis plantas naturales seleccionadas por su aporte aromático y propiedades refrescantes, digestivas y vasodilatadoras.
    Presenta un amarillo dorado intenso. Muy limpio y brillante. En nariz destaca por su aroma equilibrado: resulta fresco con el recuerdo de cítricos que aporta el citral de la hierbaluisa, integrado con notas dulces potenciadas por un fondo de uvas pasas. Equilibrado y bien integrado con el alcohol. 
    En boca entra con potencia pero muy suavizado por su cremosidad. Su equilibrio es fantástico de forma que no resulta alcohólico. Tiene una entrada dulce que luego se abre, con amargor compensado que provoca salivación y un final en boca muy apetitoso.

    Tradicional

    Son pocas las marcas en el mercado que comercializan el aguardiente de en una botella transparente. El Afilador quiere mostrar la limpieza y brillo del orujo y hacer gala del color más sencillo y, a veces, más difícil de conseguir: la ausencia de color. De aromas afrutados y dulces, destacan las nítidas notas de pieles de uvas. De paso aterciopelado en boca, con gran permanencia de recuerdos a pasas e higos secos.

    Licor Café

    Su secreto se encuentra en los granos de café de primera calidad, cuidadosamente seleccionados y recientemente tostados (tostados el mismo día que se ponen en maceración) para conseguir un sabor único. Con aromas al café arábigo de máxima calidad y al inconfundible orujo, en boca tiene una gran densidad y una entrada dulce, con una intensa cremosidad. Sorprende el sabor a orujo sobre un fondo de café natural.

    Crema de Orujo

    Distinta a todas las del mercado debido a sus ingredientes, entre los que destaca la crema de leche que utiliza. De aromas suaves, a vainilla y, sobretodo, en boca algo muy simple que la diferencia de todas las demás: el inconfundible sabor a orujo, aromas a pasas e higos secos. Tiene una consistencia cremosa con notas de vainilla, que nos recuerda las natillas caseras, con una permanencia afrutada. Es quizás, la única crema de orujo del mercado que posee aguardiente de orujo en su composición: De ahí su aroma.