RESTAURANTES

Casa Mories estrena oferta gastronómica

La oferta de este imprescindible restaurante del centro de la capital, llena de tradición actualizada, con una materia prima excepcional y la buena mano del chef Beltrán Alonso se renueva con más de una veintena de platos para comer ‘de un bocado o dos’, entrantes para compartir, principales entre los que no faltan los guisos, riquísimos postres… ¡y esto solo en barra!

A la carta de sala llegan recetas como el Canelón de faisán, Rulo de gallina en pepitoria, Sapito a la parrilla, Carabinero XXL en papillote y más postres a los que merece la pena dejarles hueco. Lo difícil es elegir.

Para los indecisos incorporan la ‘Experiencia Casa Mories’, un menú gastronómico moderno/tradicional de 8 pasos por 50 €. Para completarla, nada como ojear la cuidada y exclusiva selección de vinos.

Huevo rotos a baja temperatura con tartar de gamba roja al ajillo

Primera parada, la barra

En esta agradable zona de mesas altas y grandes ventanales, donde se conservan los azulejos de Talavera de la Reina del antiguo local, se pueden pedir más de una veintena de platos para comer ‘de un bocado o dos’ como indica la carta, con recetas tan irresistibles como el Steak tartar de vaca vieja madurada sobre pan de brioche, anchoa 00 y patata frita, la Cuchara de tartar de atún rojo y caviar iraní o las siempre apetecibles croquetas -sí, están muy buenas…-. También los hay ideales para compartir, como la Ensaladilla rusa Casa Mories con tartar de carabinero y caviar -sirven otra tradicional con ventresca- o los Huevos rotos a baja temperatura con tartar de gamba roja al ajillo, sin olvidar el must de las comandas: la Tortilla de patata al momento poco hecha con trufa negra y huevos de corral. De cuchillo y tenedor es el Solomillo de jabalí con espuma de castañas, perfecto si lo que buscamos es algo más contundente que un pica pica o tomar el aperitivo, y además de jueves a domingo puede ser a deshora porque la cocina abre ininterrumpidamente.

Para almuerzos o cenas más distendidos, nos sentamos en sus dos coloridos salones

Uno ubicado en la parte inferior -que se convierte en un perfecto reservado- y otro en la superior, y en ambos se sirven las delicias anteriores, junto a nuevos platos a los que es difícil resistirse. Entre sus guisos y estofados destacan el Canelón de faisán con bechamel ligera y trufa, el Rulo de gallina en pepitoria y los Callos madrileños con huevo frito de corral. Por la sección de pescados y mariscos desfilan Langostinos de Sanlúcar en tempura con alioli de plancton, zamburiñas, chipirón, pulpo o Sapito gallego a la parrilla con bilbaína. Los carnívoros no podrán quitar la vista de la chuleta de vaca madurada 70-90 días… Y claramente, este homenaje hay que acabarlo con un dulce, porque ¡ojo a las tartas de Beltrán! Las últimas en llegar, la Tarta cremosa de dulce de leche y la de chocolate cremoso.

Ante tanta opción apetecible, nada como vivir una ‘Experiencia Casa Mories’, 7 pasos más postre de un menú degustación que recorre lo mejor de la carta y que siempre tiene alguna sorpresa, por 50 € persona.

Cualquiera de estas minutas merece ser acompañada de su selección de vinos y champagnes, con referencias para todos los gustos y bolsillos y también auténticas joyas para darse un homenaje.

Casa Mories (www.casamories.es) abre los siete días de la semana, de lunes a miércoles de 12:30 a 16:30 h. y de 20:00 a 00:30 horas, y de jueves a domingo, la barra -con su picoteo incluido- abre ininterrumpidamente de 12:30 a 01:00 h. Es perfecto para alargar las sobremesas o comenzar la tarde-noche con buen sabor de boca. Tiene capacidad para 15 personas en la zona de barra, donde el precio medio es de 25 €; y entre los dos salones puede acoger 45 comensales, aquí el ticket ronda los 60 €. Para encuentros más especiales, hay un privado para 8 personas junto a la cocina.