VINO

Viaje al mundo del vidrio en los Museos de las Rutas del Vino de España

Botellas, copas, porrones, damajuanas… el vidrio está presente en muchos de los ámbitos de elaboración del vino y, por supuesto, en los rituales de su consumo. De esa estrecha relación nos hablan en los Museos del Vino, y este año 2022 que ha sido declarado como el Año Internacional del Vidrio es el momento perfecto para visitarlos durante un viaje a cualquiera de las Rutas del Vino de España.

MUSEO VIVANCO. Colección de botellas históricas

Sin el vidrio no podríamos disfrutar del vino: las botellas en las que se envasa (y en donde reposa necesariamente para hacer su crianza) son de vidrio; las copas en las que lo catamos y degustamos son de vidrio (especial, premium, pero vidrio al fin y al cabo); por no hablar de los objetos e instrumentos con los que trabajan los enólogos en los laboratorios de las bodegas… Sí, el mundo del vidrio está íntimamente relacionado con el del vino. Y ese universo de nexos y conexiones se puede seguir y conocer en las bodegas y, especialmente, en los Museos del Vino que forman parte de las Rutas del Vino de España.

El 2022 ha sido declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como el Año Internacional del Vidrio. Esta conmemoración pretende resaltar la importancia tecnológica, científica y económica del vidrio, un material que sustenta muchas de nuestras tecnologías y que “ha acompañado a la humanidad durante siglos, enriqueciendo la calidad de vida de millones de personas como uno de los materiales más importantes, versátiles y transformadores de la historia”.

Desde luego, en el mundo del vino ha jugado y juega un papel esencial, así que los enoturistas tienen una ocasión perfecta para prestar atención a esa relación entre el vino y el vidrio cuando visiten cualquiera de las 34 Rutas del Vino de España que, actualmente, forman parte de esta marca creada desde la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) y que se ha convertido en el referente del enoturismo en nuestro país. Prácticamente en todas ellas encontrarán un Museo del Vino, que son los centros perfectos para comenzar una escapada por cualquier región vitivinícola.

En los Museos del Vino se explica la historia del vino de cada territorio; aspectos relacionados con el campo, la botánica, la cultura, la tecnología o la gastronomía; se presentan los envases para conservar y transportar el vino, etc. Y en este último ámbito, los enoturistas encontrarán datos de lo más curioso. En casi todos ellos se expone, por ejemplo, la importancia de las botellas en la última fase de elaboración del vino. Es lo que se llama crianza en botella: el vino debe pasar un tiempo en bodega, ya embotellado, para que se estabilice y acabe de definir sus matices. En la botella de vidrio se producen una serie de reacciones por las que se suavizan o eliminan los taninos y se reduce la astringencia del vino. Además, las botellas permiten que se frene la evolución biológica del vino, lo que alarga su vida.

El patrimonio histórico y cultural -material e inmaterial- que custodian los Museos del Vino es enorme. Como en el resto de establecimientos que forman parte de las Rutas del Vino de España, la calidad es, además, uno de sus ejes fundamentales. Por todo ello son un claro referente en el mundo de la cultura del vino y en cualquier viaje enoturístico que emprendamos por las Rutas del Vino de España.