• VINO

    Utiel-Requena celebra una jornada sobre viticultura de precisión y biodiversidad

    El Consejo Regulador de la DO Utiel-Requena celebró ayer la 22 edición de su anual Jornada Vitivinícola, que tiene lugar siempre por estas fechas de verano. Es importante resaltar cómo cada año, esta institución trata temas de actualidad y de interés para la vitivinicultura local. La jornada atrajo a más de 200 asistentes interesados por las novedades que se expusieron durante la parte práctica en el campo y en las charlas en la Bodega Redonda (sede del Consejo Regulador).

    De 8 a 10 horas, el Consejo estableció en una parcela de Caudete de las Fuentes (Valencia) cuatro grupos rotativos de trabajo centrados en la viticultura de precisión. En primer lugar, Luis Bonet, ingeniero agrónomo del Servicio de Tecnología del Riego GVA, presentó el proyecto INNOBOBAL y habló de distintos «Aspectos prácticos del uso de sensores de humedad del suelo para el riego de la viña».

    Mientras, los pilotos de Asdrón España Santiago Cases, Antonio Botella, Juan Sanchis, la ingeniera informática Carmen Porter y el ingeniero técnico agrícola, Rafa Badal, demostraron con diferentes aparatos voladores cómo funciona la “Teledetección y fotogrametía con drones: monitorización y optimización de viñedos”. Al lado, los ingenieros de telecomunicaciones Carlos Ruiz y Santiago López, y en informática, Juan Sánchez, y agrónomo Enrique Aguilar, del IVIA, comentaron de modo práctico con un robot articulado hasta dónde llega el “Potencial de la robótica y la imagen para monitorizar la producción y calidad de la uva en el viñedo”.

    Finalmente, Vicente Badía, técnico del Servicio de Sanidad Vegetal de la Conselleria de Agricultura, destacó en su exposición en campo, con ayuda de técnicos locales, cómo se visualiza in situ el “estado de desarrollo de la polilla del racimo”, para poder actuar contra ella con medios ecológicos.

    Tal y como comenta el presidente de la DO Utiel-Requena, José Miguel Medina, “las impresiones de los asistentes a estas demostraciones fueron muy positivas y el ambiente fue inmejorable”. En cuanto a la importancia de estas jornadas anuales, “es fundamental la formación continua y la información de lo que las nuevas tecnologías nos aportan en el control en la viña para fomentar la calidad y poder tomar las decisiones en el momento preciso”.