NUESTROS COLABORADORES OPINAN

RAMON FRANCÀS

Masaveu, joyas esculpidas del terruño a la copa

Ramon FrancàsLa tradición vinícola de la familia Masaveu se remonta hasta los tiempos de Federico Masaveu Ripoll, quien a mediados del siglo XIX construyó su propia bodega en Castellar del Vallès (Barcelona), de donde es originaria la familia. Un siglo más tarde los Masaveu retomaron esta vocación vinícola iniciada por su antepasado con la compra en 1974 de Bodegas Murua, en Elciego, localidad dedicada y ligada históricamente al cultivo de la vid. Su director general, José Masaveu, afirma que quiere mantener la esencia de la riojana Murua y de sus vinos procurando “perseverar en la calidad”. Pretenden intervenir lo mínimo posible en sus vinos, prestando gran atención allí donde todo debería empezar, en la viña, con una agricultura integrada, lo más respetuosa posible. Incluso decidieron no comercializar la añada 2002, lo cual les refuerza en el camino de la honestidad. Opino que su esencia recala en unas largas crianzas bebibles, bastante frescas, que huyen de las súper extracciones y de las maderas demasiado evidentes.

En La Rioja poseen 110 hectáreas propias, todo un patrimonio, en las que plantaron tempranillo, mazuelo, graciano, garnacha blanca, viura y malvasía riojana. Todo ello repartido en hasta 44 parcelas, con diversos y complejos suelos y con vendimia manual. Vinifican por zonas y por variedades. Su parque de barricas suma 1.400 unidades. La finca que rodea la bodega en Elciego está dividida en ocho pagos plantados con distintas variedades dependiendo de matices como el ‘terroir’, la orientación o la exposición solar de los racimos para “conseguir los mejores resultados con cada tipo de uva”. Con nombres como Media Luna o San Roque, que apelan a su larga historia, las parcelas conforman “un bello mosaico de paisajes de sutiles diferencias que evolucionan ante la atenta observación y cuidado del equipo de la bodega, hasta ofrecer los frutos maduros que serán recogidos durante la vendimia”. De de la Finca Las Cruces, con vides plantadas entre hace 40 y 60 años, nacen vinos icono como el M de Murua.

He descubierto Murua de la mano de su director comercial, Jaume Vial, y de su apasionado director técnico y vocal del Consejo Regulador de la DOC Rioja (en representación de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Álava), Jesús Bauza Nuin. Murua, aquella Rioja tan clásica con vinos que miran a la fruta y al terruño con cierta modernidad, se sitúa sobre una suave colina de Elciego arropada por los históricos viñedos que rodean esta tradicional bodega. Aseguran desde la bodega que “el silencio, la oscuridad y el tiempo habitan las naves donde se elaboran sus vinos clásicos y elegantes, auténticas joyas esculpidas con mimo desde el ‘terroir’ hasta la botella”. Murua sigue las fórmulas tradicionalmente utilizadas en Rioja para la elaboración del vino. Partiendo de sus propios viñedos, vendimiados en el punto exacto de maduración, a mano y en cajas, las uvas se seleccionan desde la cepa para después volver a ser escogidas racimo a racimo en la mesa de selección tras su llegada a la bodega. Tras el despalillado y prensado de la uva se produce una primera fermentación y un posterior descube en el que se separa el mosto de las partes sólidas del grano. Tras este proceso tiene lugar la segunda fermentación o fermentación maloláctica en tinos de roble francés de 18.000 litros de capacidad . Murua elabora fundamentalmente vinos “vanguardistas y expresivos” y vinos de Reserva y Gran Reserva. Su blanco fermenta en barricas.

La bodega debería continuar con el proceso de actualización y con un enfoque más decidido hacia el enoturismo. Ya se ofrece como marco para actividades enogastronómicas però la tienda, sin embargo, es mejorable. Su apuesta por el arte, con obras que forman parte del patrimonio de la familia Masaveu, le confiere mayores potencialidades enoturísticas. La colección de arte de la bodega cuenta con pinturas, mobiliario u objetos decorativos firmados por nombres de artistas tan prestigiosos como Tomás Hiepes, Juan de Arellano, Fernando Sotomayor, Valentín Zubiaurre, Francisco Bores, Daniel Quintero y Miquel Barceló. De este último artista de Felanitx destaca, muy especialmente, el espectacular y sensacional óleo sobre lienzo de gran formato ‘Cuisine avec assiettes’. En esta bodega, pues, ofrecen “vivencias únicas para los amantes del vino y la gastronomía, el arte y la cultura, la historia y la naturaleza”.

Un buen contrapunto a su tradicional bodega riojana es la apuesta navarra del Grupo Masaveu, en Olite. Se trata de un proyecto “fresco y atrevido” en la DO Navarra con una bodega de 14.000 m2. Es vanguardista y espectacular, y se ha abierto decididamente al negocio enoturístico. Cuenta con una destacada tienda y sus salas están acondicionadas para acoger reuniones, espectáculos, conciertos, eventos o iniciativas enogastronómicas, catas, exposiciones… Uno de sus principales reclamos es la Galería de los Apóstoles, una imponente colección de esculturas medievales que representan los 12 apóstoles.

Situada en una enorme finca de 400 hectáreas, de las cuales 260 están plantadas con tempranillo, merlot, syrah, cabernet sauvignon, graciano o garnacha. La suya es una viticultura de precisión en un proyecto muy singular. “La familia Masaveu imaginaba una bodega moderna, especial, creativa, sin complejos, donde elaborar el mejor vino del mundo y ponerlo al alcance de todos los consumidores”, se asegura desde su página web. Sorprende, especialmente, el hecho que la finca incorpora sistemas de gestión y control del viñedo pioneros, que permiten una interactividad total entre las necesidades de la planta y las labores propias que se realizan durante el ciclo vegetativo del viñedo. Entre éstas destacan la fertirrigación, el manejo de vegetación y el control de estrés hídrico mediante sistemas dendrométricos controlados vía satélite, que se sitúan en veinte puntos de toda la finca. El enólogo Michel Murua, desde su ordenador, puede decidir cuándo regar o cuándo vendimiar. Murua y Pagos de Araiz, pues, son dos caras de una misma moneda, un Grupo Masaveu que también elabora sidras de alta gama o los albariños (DO Rías Baixas) de Fillaboa.