GASTRONOMÍA

Postre Penitente, dulce Pasión en Valladolid

Dulce PenitenteMuchos son los que acuden a Valladolid para ver sus procesiones, atraídos por sus bellos pasos y la manera especial de vivirla. Pero Valladolid es también un referente gastronómico y en Semana Santa muy especialmente. Son los días de dulce Pasión. Los penitentes no sólo dan contenido y ceremonia a las procesiones sino que están presentes en las pastelerías. Los maestros reposteros celebran y participan en la Semana Santa con la elaboración de un dulce penitente. Al verlo provoca una sonrisa, porque el dulce es una réplica ingeniosa de los penitentes en procesión. Con su capuchón y su capa, con sus cirios y escapularios cada detalle está reflejado en este postre. Un postre elaborado con los sabores típicos de la Semana Santa y que son precisamente los ingredientes tradicionales de las pastelerías vallisoletanas. El chantilly, la crema pastelera, la nata montada, el bizcocho o el azúcar fondant, entre otros. Sabores dulces y piadosos, un homenaje a la devoción inspirado en la Semana Santa vallisoletana. Con el fervor de contemplarla en calles y templos, el placer complementario de saborearla en sus pastelerías con el Dulce Penitente es toda una tentación a la que no hay que tener miedo a rendirse.