GASTRONOMÍA

Olipremium cierra con éxito su primera edición

SALÓN OLIPREMIUM

El Salón Olipremium celebrado en Madrid fue el lunes el epicentro del mundo del aceite oliva virgen extra.

Con más de 700 visitantes, en su gran mayoría profesionales vinculados a la restauración y el comercio gourmet de la capital, el Salón de los Mejores Aceites Virgen Extra, cerró con éxito su primera edición y puso de manifiesto el interés que despierta este producto en amplias capas de la sociedad.

Allí mostraron sus aceites de nueva cosecha una buena parte de los protagonistas de la modernización experimentada en los últimos años por este notable capítulo de la despensa española, como Rosa Vañó (Castillo de Canena), Manuel Heredia (Cortijo de Suerte Alta), Jorge Petit (Masía El Altet), Carlos Falcó (Pagos de la Familia de Marqués de Griñón), Juan Molina (Casa Pareja), Manuel Piedrahita (Orobaena) o Agustín Santolaya (Dauro y Aubocassa).

Hasta 25 firmas elaboradoras de primer nivel se dieron cita en el salón, entre las que tampoco faltaron algunas bodegas de prestigio que se han iniciado en la actividad olivicultora, como el Grupo Pesquera de Alejandro Fernández, Ercavio, Prado Rey, Hacienda Zorita (Grupo Arco) o Bodegas Arzuaga.

Olipremium fue también el escenario de la presentación de “QVExtra”, una marca creada para distinguir los aceites virgen extra españoles de gama superior. “Los aceites que lleven nuestro sello cumplirán unos requisitos de calidad mucho más exigentes que los contemplados en la normativa vigente”, explicó Soledad Serrano, propietaria de Finca Duernas y presidenta de la asociación, en el acto de inauguración.

En dicho acto, el chef Paco Roncero (La Terraza del Casino, Madrid) tomó la palabra para manifestar su apoyo incondicional a los esfuerzos que viene realizando el sector para situar en la cumbre de la gastronomía el zumo de la aceituna. “Un producto sin el cual no se puede explicar el éxito internacional de nuestra cocina en los últimos años”, según sus palabras.

Cocineros de la talla de Manuel de la Osa (Mesón Las Rejas), Iñaki Camba (Arce) o Firo Vázquez (El Olivar) acompañaron a Roncero en la inauguración, manifestando su apoyo al camino hacia la excelencia emprendido por nuestro virgen extra, un producto que, tras la primera edición de la muestra, ya cuenta con una pasarela a la altura de sus logros.

Por su parte, Alfredo Barral (Abbae de Queiles) también dio la bienvenida a los numerosos asistentes al salón en nombre de los elaboradores.

Entre aceite y aceite, el público visitante pudo degustar algunos productos gastronómicos de gama superior, como el jamón Dehesa de Extremadura, la cecina de Casalba, las mojamas y las huevas de Salazones Serrano y los quesos de Páramo de Guzmán, amén de los vinos de González Byass (Fino Tío Pepe) o del grupo La Rioja Alta, los cavas de Agustí Torelló y los innovadores panes de Triticum. Firmas patrocinadoras que, sin duda, contribuyeron de forma notable al brillo de Olipremium.