NUESTROS COLABORADORES OPINAN

MIGUEL ÁNGEL ALMODÓVAR

De la coquinaria sinoperuana en amalgama

Miguel Ángel AlmodóvarEl Distrito 798 trae a Madrid la gastronomía de la China capitalina efervescente y contemporánea.

El nombre de este nuevo restaurante implantado y sito en los bajos del hotel Meliá Castilla, calle Capitán Haya, 43, hace referencia al 798 Art District, Factory 798 o Distrito Dashanzi de Beijing, antes Pekín, donde lo que otrora fuera un astroso polígono industrial ha devenido en epicentro de arte contemporáneo, reservorio de nueva cocina y máxima expresión de la China pujante que mezcla y agita tradición milenaria, graffiti y ultramodernidad

Fusión y puesta al día
En el 798 madrileño como en el beijingés (con lo fácil que era antes decir pekinés) se mezclan y amalgaman conceptos y sabores que tienen raíces en la gastronomía oriental, europea y peruana en emergencia. No es un totum revolutum, sino un ensamblaje con criterio y cabeza que ha dado lugar a una nueva cocina ligera, fragante, sensual y con fundamento. La carta de Distrito 798 es toda una declaración de intenciones y como botón de muestra baste el nombre de un solo plato: Tempura china de cocochas de bacalao con alioli nipón. Pedimos, faltaría más, y añadimos a la comanda Causa chifa, un entrante japo la mar de resultón; La croqueta que quiso ser rollito, rellena con presa y salsa brava coreana, que tampoco es mal nombre para un bocado crujiente y delicadamente untuoso en boca; un potente y multisápido Arroz chaufa como en el norte, quínoa, vegetales, pecho de pato crujiente y huevo a 65ºC; un multicultural Bao Zi relleno de morcilla de calabaza y pisto manchego; una muy rica Parihuela de corvina, cocida en aderezo peruano y algunos mariscos; y unos Rollitos de primavera rellenos, que no se parecen ni tantito así a los habituales en los chinos aparcaniños. Todo exquisito y tan contundente como evanescente, simpático, gustoso, allegado con primor por el eficacísimo servicio de sala, y lo que en estos días es sustancial, a precio más que razonable o tasado.

Señores de Zhao-Zhu
El proyecto Distrito 798 es obra y gracia del matrimonio formado por Jianmin Zhao y Anan Zhu, del Grupo Pato Laqueado, que ya dejó su impronta pretérita en locales como Yuan, Dim Sum, Pato Laqueado o Asian Lounge, en Barcelona, Marbella y Madrid propia y mismamente hablando. Ahora se han planteado un nuevo reto que tiene todas las papeletas para ser un éxito y que será más que merecido porque son buena y sapiente gente.

La luminescencia a caballo entre el Distrito Dashanzi y el panóptico de Bentham Uno de los valores que a juicio de Nos posee Distrito 798 es la luz que fluye desde un lucernario en estructura similar a los lucernarios centrales de los panópticos que ensoñó y creo en 1791 el filósofo Jeremy Bentham, para mezclarse fuera de su ámbito estricto con la iridiscencia propia del distrito pekinés Dashanzi; una luz singularísima que se revaloriza en el contexto de una decoración minimalista, urbana y confortable. Dicho queda.