VINO

Loxarel intensifica la apuesta por las energías renovables y la sostenibilidad

La bodega ha instalado placas solares y calefacción de biomasa, y ha reducido más del 85% la impronta de carbono en los tratamientos de fertilización de las viñas.

Loxarel ha intensificado la apuesta de la bodega por las energías renovables con la instalación de un grupo de placas solares que generan 90 kilovatios por hora y permiten reducir en un 75% el consumo energético de la bodega de la red general. Esta apuesta, junto con la instalación de estufas de biomasa para calentar las zonas de oficina y la sala de cata confirman el compromiso decidido de Loxarel con las energías renovables y la sostenibilidad.

La bodega de Vilobí del Penedès (Barcelona), de acuerdo con los criterios que la han llevado a ser un referente de la producción ecológica y biodinámica, ha incorporado también un nuevo sistema de fertilización foliar de las cepas con productos de origen vegetal que permite reducir entre un 85% (en variedades tintas) y un 90% (en variedades blancas) la impronta de carbono en los tratamientos. Este sistema, además de eliminar completamente el abono de origen animal, reduce el número de intervenciones en la viña.

Loxarel cultiva sus viñas siguiendo los criterios de la viticultura ecológica y biodinámica. A lo largo de los años, Loxarel ha sido una banderada del respeto por el entorno y el medio ambiente en las viñas y ha trasladado esta manera de hacer también a la bodega donde busca vinos elaborados con el máximo respeto por el fruto de la tierra, la mínima intervención del hombre y la máxima expresión del fruto.