VINO

La bodega gallega Ponte da Boga abre sus puertas a los enoturistas

Para aquellos que ya estén planeando sus vacaciones, la Ribeira Sacra –ubicada en la zona sur de la provincia de Lugo y el norte de la provincia de Ourense– es una buena opción.

Se trata de una tierra jalonada de bancales repletos de cepas y de pequeñas bodegas en las que se practica la viticultura heroica, un proceso artesanal de cultivo de la vid bajo el que se califica únicamente al 5% del total de viñedos de toda Europa. Entre esas bodegas se encuentra Ponte de Boga, la más antigua de la zona, ya que data de 1898. Visitarla será para los enoturistas un auténtico placer, y es que elabora unos vinos de premio: por ejemplo, el tinto Mencía 2015, ha sido elegido como el mejor tinto de la D.O. Ribeira Sacra.

Durante los meses de verano es  posible hacer una visita guiada a la bodega, que incluye un recorrido por sus viñedos y la visita de las instalaciones para descubrir paso a paso todo el proceso de elaboración del vino y conocer de cerca su apuesta por la recuperación de variedades auttóctonas de uva. La visita dura unos 45 minutos e incluye degustación de vinos.

Advertisement