RESTAURANTES

Joan Junyent, director del Restaurant Windsor de Barcelona, Premio Nacional al Mejor Jefe de Sala por la Academia Catalana de Gastronomía y Nutrición

Se trata del máximo reconocimiento en esta categoría, que se entregó ayer noche en la gala anual de los Premios Nacionales de Gastronomía.

“Siento orgullo y esperanza por esta profesión”, ha declarado Junyent.

Joan Junyent (Sitges, Barcelona, 1973), director del emblemático Restaurant Windsor de Barcelona, ha sido galardonado con el Premio Nacional al Mejor Jefe de Sala por la Academia Catalana de Gastronomía y Nutrición durante la gala anual de los Premios Nacionales de Gastronomía que se celebró ayer noche.

Se trata del máximo reconocimiento en esta categoría y culmina una larga trayectoria llena de éxitos a los mandos de uno de los establecimientos más prestigiosos de Barcelona, el Restaurante Windsor.

“Este premio es, sin duda, un motivo de orgullo. Estoy muy contento, pero no solo a nivel personal; considero que este tipo de premios e iniciativas son muy importantes para el sector; para poner de relieve la importancia del servicio de sala en la restauración y dignificar el oficio de camarero (como me gusta denominarlo). Parece obvio que hay que garantizar la misma excelencia en la sala y en la cocina, pero la realidad no es tan evidente. Premios como este dan la visibilidad y notoriedad que faltan a una profesión apasionante. Y quizás, con un poco de suerte, servirán de inspiración a jóvenes que ahora se estén planteando qué quieren hacer de mayores. Hoy en día muchos jóvenes ven a los cocteleros y a los chefs como referentes. Estaría bien que también vieran así el oficio de atender a las personas, darles placer, hacer que todo funcione coordinadamente, gestionar las diferentes situaciones y ser parte de un equipo. Así pues, siento orgullo y esperanza para esta profesión”, ha declarado Joan Junyent.

Cuando, en 1996, Windsor abrió las puertas en el número 286 de la calle Córcega con el objetivo de recuperar el ambiente clásico de los restaurantes de antes, Joan Junyent tenía 23 años y trabajaba en el restaurante del ya desaparecido Casino de Barcelona en Sant Pere de Ribes, mientras acababa los estudios en la Escuela de Hostelería de Barcelona. Entonces empezó a trabajar como camarero en Windsor y solo nueve meses después recibió el encargo de dirigir la sala. Y, antes de hacer su primer año como maitre, ya era el director.

En este lugar marcó las líneas de lo que seria Windsor: un restaurante de cocina catalana renovada y de mercado, de versión propia, donde el servicio tenía que estar al mismo nivel que la cocina. La fórmula ha funcionado con gran éxito.

Joan Junyent, propietario de Windsor desde el 2012, está actualmente al frente de un equipo de 23 profesionales con suficiente experiencia para atender a los clientes con rigor, discreción y eficacia pero también con la misma ilusión y la contagiosa energía con que el propio Junyent los lidera.

El director y propietario del restaurante ha conseguido situar este local de l´Eixample de Barcelona como referencia indiscutible de la ciudad. Y no solo por la excelente propuesta gastronómica que sale de los fogones, sino por haber conseguido un ambiente tranquilo, sobrio, elegante, un punto sofisticado y a la vez tradicional, pero siempre próximo y amable.

“El futuro de Restaurant Windsor lo veo con perspectiva y positivismo. Estamos en un momento de madurez profesional: hemos invertido en mejoras, nos hemos sobrepuesto a situaciones externas complicadas y hemos crecido. Estamos en un momento estable, con una buena reputación, una propuesta clara, somos fieles y honestos con lo que ofrecemos y nuestra clientela también lo es. Personalmente sigo muy motivado, apasionado por mi oficio y con las mismas ganas de siempre. Este contexto personal es el mejor augurio para pensar en mucho años más de Windsor, siempre mejorando y creciendo”, ha asegurado el galardonado Joan Junyent.