GASTRONOMÍA

Helados ecológicos endulzados con dátiles

Bodevici –la heladería de Barcelona liderada por Jordi Rivera–, lanza en primicia los primeros helados sin azúcar para niños (y mayores) y también recupera dos recetas de horchata: la de avellanas tostadas de Reus y la de almendras crudas de Mallorca.

La heladería Bodevici (Torrijos 21, Barcelona) siempre va un paso por delante. En 2011 abrió sus puertas como la primera heladería ecológica de España. En 2020, y en plena pandemia, se convirtió en la primera heladería Zero Waste de Europa, ofreciendo, una experiencia de compra 100% sostenible, es decir, sin generar residuos.

Ahora, Jordi Rivera Jové, impulsor de la marca, da un paso más y ofrece una gama de helados sin azúcares añadidos, pensados para los más pequeños de la casa (y para los no tan pequeños). Se trata de unos helados endulzados únicamente con dátiles naturales, lo cual los hace mucho más saludables y nutritivos.

Los sabores con los que estrena esta nueva gama de helados pensados para niños/as o para los que quieren cuidar su alimentación y su salud, son: fresas del Maresme ecológicas del Hort d’en Dídac, vainilla de Madagascar de Comercio Justo, chocolate negro, chocolate con leche fresca de proximidad y la última incorporación: el de nata fresca. Aunque parezcan sabores poco innovadores, por no decir clásicos, si los pruebas descubrirás el auténtico sabor de un helado elaborado con ingredientes naturales –ecológicos y siempre que se puede, de Km0 o Comercio Justo y agua filtrada de ósmosis –, nada que ver con los industriales. Vale la pena hacer la comparativa.

Dátiles y no azúcar
Después de investigar y estudiar los efectos nocivos para la salud de los azúcares refinados, Jordi Rivera apuesta para revolucionar el mundo de los helados ofreciendo una gama de helados elaborados exclusivamente con dátiles naturales como único endulzante. “Probé otros muchos productos que endulzan de forma más saludable y finalmente comprobamos que los dátiles no modifican el sabor del helado, en cambio, sí aportan el punto de dulce deseado. Así, ofrecemos helados con muchas menos calorías, sin ningún otro tipo de azúcar o edulcorante, helados que se pueden comer cada día, para merendar, o como postre…”, añade Rivera. “Son helados que yo daría tranquilamente a mis hijos pequeños, porque sé que los alimentarán de forma saludable, sin renunciar al placer de un buen helado”.

Temperatura de servicio

Estos helados necesitan una temperatura de servicio diferente a la mayoría, puesto que al no tener azúcares añadidos, la cremosidad se consigue a unos -12 °C grados, es decir, algo menos frío que los convencionales.

Precio asequible

Helados que, en todo caso, no tienen precios más elevados que la competencia. El helado de una bola infantil tiene un precio de 1,80€, y con cucurucho ecológico, 2€ (con opciones sin gluten). Y para los que prefieren la tarrina, les ofrece cucharillas elaboradas con resina de baobab, ultra compostables (en pocas horas se deshacen en agua, sin contaminar el medio ambiente).

Recuperando antiguas recetas de horchata
Este 2022, Jordi Rivera también ha recuperado en Bodevici dos recetas prácticamente olvidadas del recetario: la de la horchata catalana de avellanas tostadas de Reus DOP (Denominación de Origen Protegida), y la horchata de almendras crudas originaria de Mallorca.
Bodevici suma este año estas dos recetas a las ya famosas horchatas con o sin azúcar y ecológicas de Món Orxata. Estas dos nuevas referencias, como en el caso de la horchata tradicional, puede solicitarse con o sin azúcar o incluso en la proporción que el cliente desee. Al ser menos dulces son mucho más refrescantes, ideales para el verano. Además están muy bien filtradas y en boca solo queda el sabor de las almendras o las avellanas, sin residuo sólido alguno.

Y es que Jordi Rivera quería apostar por la recuperación de estas elaboraciones, especialmente para potenciar estos dos ingredientes, puesto que, tanto las avellanas como las almendras son sabrosas, energéticas, nutritivas y grandes aliadas de la salud.

Una heladería para todo el mundo: celíacos, diabéticos, intolerantes a la lactosa, veganos…
Ubicada en el corazón del barrio barcelonés de Gracia, Bodevici es el sueño hecho realidad de un amante de los helados, que desde hace más de una década lucha para poder ofrecer a la ciudadanía una heladería artesana y ecológica, con helados sin aditivos ni conservantes artificiales, elaborados con materias primas de alta calidad, de proximidad o de comercio justo, y sobre todo, para todo el mundo.
Así, Bodevici también ofrece una amplia gama de productos para celíacos, diabéticos, intolerantes a la lactosa, veganos, o simplemente, para personas que optan por una alimentación más sostenible y saludable, y ahora también, para aquellos que quieren cuidar el medio ambiente activamente.