RESTAURANTES

El Restaurante Mestizo homenajea la Batalla de Puebla

Del 5 al 11 de mayo el Restaurante Mestizo de Madrid rinde un gran homenaje a la Batalla de Puebla con tres delicias poblanas: Sopa poblana, Chile Nogada y Mousse de Rompope.

Chile Nogada

¿Cómo hablar de la cocina poblana sin contar leyendas y tradiciones? La cocina poblana nace del mestizaje de la cocina criolla precolombina con la española, alojada en los conventos de Puebla, y también con las influencias de la cocina árabe y la francesa. Esta cocina llena de ingredientes locales como el cacao, el maíz, el chile, los frijoles, el jitomate y el guajolote con ingredientes del viejo mundo como el aceite de oliva, el trigo, la cebolla y los ajos. De esta fusión tan interesante han nacido platos dignos de emperadores, reyes y de todo el que sepa apreciar una cocina rica en historia, sabores y aromas.

Como es costumbre, al restaurante Mestizo Madrid, le gusta promocionar su cultura gastronómica y también –por qué no – su cultura en general. Mañana 5 de mayo se celebra la Batalla de Puebla, acontecida en 1862, donde se efectuó un combate contra el ejército francés en la 2ª invasión a México. En esta ocasión, el pueblo mexicano obtuvo una victoria contundente, lo que significó un antes y un después en la construcción de la identidad mexicana. Por esto, este día, se conmemora como un gran hito que simboliza la libertad, la soberanía y la independencia de la nación azteca. En consecuencia, es muy importante festejarlo como es debido. Con este objetivo, los cocineros de Mestizo Madrid han preparado uno platillos locales para ‘chuparse los dedos’.

Proponen empezar con una Sopa Poblana, que en otros tiempos fue humilde y popular, pero ahora –como dicen los poblanos– ‘un sorbo de su caldo reinicia la vida’. Es un consomé de pollo preparado con tiras de chile poblano, granos de maíz, champiñones, y dados de queso fresco que se van derritiendo con el calor de la sopa. Además, lleva un toque de epazote, una fina hierba mexicana que posee un sabor muy característico de la tierra.

La segunda especialidad poblana que ha pensado Mestizo Madrid tiene como base un chile del Valle de Tehuacán (Puebla), cuyo cultivo se remonta a más de 6000 años atrás. Hay un dicho popular que dice ‘comida sin chile no es comida’, por lo tanto, la propuesta es: Chile Nogada, uno de los platillos más representativos del México culinario, a nivel mundial. Sobre su origen, cuenta la leyenda que las madres Agustinas del convento de Santa Mónica, en Puebla, habían querido agasajar al flamante emperador de México en 1821, Agustín de Iturbide. Para él, habían preparado un plato muy patriótico donde se apreciaban los colores de la bandera nacional: verde, blanco y rojo.

En este caso, el Chile Nogada está relleno de tierna carne picada mezclada con frutos secos y un mix de frutas frescas. Al emplatar se baña el chile con una blanca crema de nuez de Castilla y se agrega perejil y granada por encima. De esta forma se logran los tan conocidos colores patrios mexicanos. Además, es digno destacar que el chile poblano posee abundantes propiedades nutricionales y es rico en vitamina C con efectos antioxidantes y fibras solubles que ayudan a controlar la glucosa y el colesterol.

Por último, el postre elegido es el Mousse de Rompope, hecho en base al licor de Rompope fabricado por las monjas clarisas capuchinas de Puebla. Esta mousse sigue las instrucciones traídas directamente desde la Avenida 6 Oriente, más conocida en Puebla como la ‘calle más dulce’ debido a la cantidad de pastelerías que allí se encuentran. Esta receta tradicional contiene –además del licor de Rompope– yemas de huevo y ron. Una suave y tierna delicia para terminar el Día de la Batalla de Puebla.

Por estas tres buenas razones, vale la pena reservar con tiempo en Mestizo Madrid entre el 5 y 11 de mayo. Una semana única con delicias mexicanas que no se encuentran en otro lugar.