GASTRONOMÍA

Científicos y cocineros reivindican el potencial de los suelos volcánicos

Tres cocineros de entornos volcánicos de todo el mundo (Viviana Varese, Sicilia; Chele González, Filipinas, y Liko Hoe, Hawaii) le dan valor al producto “porque son de tierras mucho más fértiles”.

La mañana de la primera jornada de Worldcanic se ha desarrollado en los Jameos del Agua, un espectacular centro volcánico erigido por César Manrique donde los congresistas han disfrutado también de una comida elaborada por cuatro chefs lanzaroteños.

La primera jornada de Worldcanic celebrada ayer, contó con cocina sobre el escenario por parte de tres chefs de entornos volcánicos. Viviana Varese, chef en W Villadorata (Noto, Sicilia) enseñaba las singularidades de producto local de la isla italiana provocadas por el volcán Etna. “Hay almendros, limoneros, naranjos, olivos, vides… Tres cuartas partes de los productos crecen cerca del Etna porque es donde la tierra es más fértil”, destacaba.

Cercioraba el comentario el cántabro Chele González, con restaurante (Gallery by Chele) en Filipinas, uno de los países más volcánicos del mundo. “Los aetas –aborígenes filipinos- saben muy bien lo que es convivir con los volcanes, incluso reconocieron que cambiaron su cultura tras la erupción del Pinatubo en los 90. Igualmente, no se les ve triste. Saben que el volcán también es su mejor sustento, que convierte en más fértiles las tierras”.

En la misma línea planteaba su ponencia Liko Hoe, chef de Waiahole Poi (Kaneohe, Hawaii), pormenorizando en la resiliencia de una planta en particular: el kalo, también conocido como taro en Hawaii. Si bien en las islas del Pacífico también se usan las hojas de esta planta, tal como comentaba Chele, los hawaianos hacen un uso aún más extensivo de la planta usando sobre todo su raíz, con la que elaboran el poi, alimento básico en la alimentación de la población volcánico, por lo que “no es de extrañar que la forma tradicional de cocinar el poi es en un imu (cocinado bajo tierra) con el cual recreamos un volcán”.

En la misma línea planteaba su ponencia Liko Hoe, chef de Waiahole Poi (Kaneohe, Hawaii), pormenorizando en la resiliencia de una planta en particular: el kalo, también conocido como taro en Hawaii. Si bien en las islas del Pacífico también se usan las hojas de esta planta, tal como comentaba Chele, los hawaianos hacen un uso aún más extensivo de la planta usando sobre todo su raíz, con la que elaboran el poi, alimento básico en la alimentación de la población volcánico, por lo que “no es de extrañar que la forma tradicional de cocinar el poi es en un imu (cocinado bajo tierra) con el cual recreamos un volcán”.

Comida y cena

Tras las ponencias matutinas, en el mismo complejo de los Jameos del Agua, Joao Faraco (Coentro, Puerto Calero), Santi Benéitez (SeBE, Costa Teguise), Rubén Darío Rivera (Citurna, Playa Blanca) y Sergio Morales (Niño Salvaje, Arrecife), cuatro chefs con restaurante en la isla, elaboraban el primer ágape del congreso “para entender qué es y a qué sabe Lanzarote”, explicaban. Por las caras de los felices comensales al final, lo habían conseguido.

La primera jornada de Worldcanic finaliza con una cena en el restaurante Kaori del icónico hotel Fariones de Lanzarote de conexión gastronómico-volcánica entre Lanzarote, La Garrotxa, Oregon y Sicilia. La elaboran (Ignacio Hernández, Kaori, Lanzarote), Fina Puigdevall y Martina Puigvert (Les Cols**, Olot, Girona), Viviana Varese (W Villadorata Country Restaurant, Noto, Sicilia, Italia) y Ryan Roadhouse (Nogoduro, Portland, Oregon, USA).