• RESTAURANTES

    China Crown fusiona la tradición catalana y la gastronomía imperial china

    China Crown, el restaurante de cocina imperial china de Barcelona, celebra la Nit de Sant Joan 2019 con un menú degustación especial que está disponible los días 23 y 24 de junio. Éste se compone de siete pasos y su precio es de 65€. Tal y como indica la tradición en este día mágico, el restaurante de la Casa Calvet invita al comensal a la mítica coca de Sant Joan y Cava.

    El menú de China Crown para la Nit de Sant Joan es también un homenaje a la cocina imperial china. Éste da comienza con una ostra emperatriz, es decir, una ostra aliñada al estilo oriental con caviar de soja. El segundo paso es la Caja Tres Tesoros y se compone de tres platos: capón de vieiras –vieiras marinadas en zumo de lima, ajo, jengibre, cilantro y guindilla de Human-, paquetito de pato -crudités de verduritas con magret de pato envueltas en hoja de arroz con salsa hoisin-, y, rollo de gambas – un rollo crujiente relleno de verduritas y gambas-. El menú degustación continúa con tres Dim Sum Reales: Xialongbao de secreto ibérico con trufa, Ku Chai Kuih relleno de cangrejo y gamba y Liu Ye Bao relleno de verduras y setas chinas. El homenaje a la Nit de Sant Joan continúa con salteado de langostinos con vieiras, ésto es, un salteado al wok de langostinos y vieras en salsa xo; pato China Crown, pato crujiente laqueado en salsa de cítricos; pez de la fortuna, un puding gelatinoso de mango con salsa de mandarina; y, pastelitos imperiales elaborados con masa glutinosa de arroz rellenas de pasta especial de judía roja.

    China Crown es un homenaje a la gastronomía imperial china y se ubica en Casa Calvet, uno de los edificios más emblemáticos de Gaudí. Así, China Crown se presenta como una mezcla entre raíces y vanguardia.

    Que la cocina imperial, históricamente sólo disfrutada por unos pocos, esté al alcance de todos y se adapte al presente. Ésos son los objetivos con los que nace China Crown. Para lograrlo, Wang y el resto del equipo han innovado y aplicado técnicas revolucionarias en su cocina y han invertido en las mejores materias primas.

    Existen dos menús degustación: La Ruta de la Seda (y Caja Imperial (con pato laqueado). Cada uno de ellos con ocho platos, postre y té. El precio es de 48€ y 55€, respectivamente, sin incluir las bebidas. Todos los platos de China Crown están diseñados para ser compartidos, pues, según Li Bao, en el gigante asiático la comida se comparte y “no hay mejor manera de rendir homenaje a la tradición china”. 

    Además de su mezcla de revolución y tradición culinaria, otra de las características de este restaurante es la variedad. La carta abarca los sabores de la cocina imperial China en su totalidad. Todas las regiones que una vez constituyeron el Imperio están plasmadas en la carta del nuevo restaurante de Casa Calvet. “Se trata de una cocina que rompe con la gastronomía asiática a la que estamos acostumbrados”, afirma uno de los cocineros de China Crown.

    La sala del restaurante tiene una superficie de 320 metros cuadrados y una capacidad para 80 personas. El diseño del lugar ha sido ideado por Aurora Gámez. La interiorista ha querido plasmar con su trabajo raíces y autenticidad para que “la tradición no muera en Casa Calvet” y conservar los rasgos arquitectónicos propios de Gaudí. De este modo, China Crown está decorado con jarrones, porcelanas, textiles, trajes de Emperador …. En definitiva, con abalorios milenarios traídos directamente de China. Por supuesto, los platos que se sirven a los comensales son de porcelana china. Al igual que todo lo que da vida a China Crown, la vajilla relata su propia historia. Por ejemplo, algunos platos llevan estampados dibujos como pavos reales o Xizhi -conocido en el gigante rojo como pájaro de la felicidad-  que simbolizan la realeza.

    China Crown es una vuelta a los orígenes de Casa Calvet. A este pequeño negocio llegaron las primeras sedas bordadas de China que conquistaron Barcelona. Y es que lo que es ahora un restaurante de cocina imperial fue construido hace más de un siglo para un fabricante textil, Hijos de Pedro Mártir Calvet.