• GASTRONOMÍA

    Bodevici, la 1ª heladería Zero Waste de Europa

    Bodevici (Torrijos 21, Barcelona) abrió sus puertas en mayo de 2011 como la primera heladería ecológica de España. Su creador, Jordi Rivera es un enamorado de los helados «me como uno cada día y por eso decidí abrir una heladería en la que además de buenos, los helados fueran sanos, elaborados con materia prima ecológica y endulzados con alternativas al azúcar». Casi una década más tarde, ha convertido su sueño en la primera heladería Zero Waste de Europa, ofreciendo así, una experiencia de compra 100% sostenible, es decir, sin generar residuos. 

    La sostenibilidad por bandera

    Zero Waste (cero desperdicios) implica frenar los residuos y el aumento de basura que está destruyendo la tierra, el mar y el aire. Es una oportunidad al alcance de todo el mundo para disfrutar del placer de un buen helado sin ensuciar el planeta, sin generar residuos innecesarios. “Queremos contribuir a salvar nuestro planeta, facilitando las prácticas de producción y de consumo que tienen en cuenta los recursos naturales, la reutilización de materiales y la reducción de residuos”, subraya el fundador de Bodevici, Jordi Rivera. 

    Para convertir Bodevici en un establecimiento Zero Waste, se han buscado alternativas en los envases desechables, y se han sustituido por tarrinas comestibles, vasos de bambú reutilizables, cañitas de tres tipos, también reutilizables, servilletas de algodón, caparazones de coco, etc. Y todo esto, sin tener que incrementar el coste para los clientes, bien al contrario, puesto que, tal y como explica Jordi Rivera, “el cliente acaba pagando menos si decide elegir un envase reutilizable y retornable, concretamente se ahorrará 0,10 € en cada compra con el nuevo concepto Zero Waste”.

    Una heladería para todo el mundo

    Ubicada en el corazón del barrio de Gracia, Bodevici es el sueño hecho realidad de un amante de los helados, que desde hace más de una década lucha para poder ofrecer a la ciudadanía una heladería artesana y ecológica, con helados sin aditivos ni conservantes artificiales, elaborados con materias primas de alta calidad, de proximidad o de comercio justo, y sobre todo, para todo el mundo. Así, Bodevici también ofrece una amplia gama de productos para celíacos, diabéticos, intolerantes a la lactosa, veganos, o simplemente, para personas que optan por una alimentación más sostenible y saludable, y ahora también, por aquellos que quieren cuidar el medio ambiente activamente.

    Desde el obrador situado en Navarcles, y creando sinergias con proveedores locales y afines con la filosofía de Bodevici, la heladería elabora helados ecológicos y artesanales, apostando por ingredientes de Km0, como por ejemplo las fresas del Maresme, las avellanas de Reus, o la leche de cabras catalanas, y de Comercio Justo, como por ejemplo el azúcar de caña, el café, el cacao y el chocolate. De este último además ofrecen dos versiones: endulzado con azúcar de caña o con agave.

    También horchata y combucha

    Bodevici, además, es distribuidor oficial en Catalunya de Món Orxata, una pequeña empresa de Alboraya (València) impulsora de la agricultura ecológica y del consumo de km0, que ha revolucionado el mundo de la chufa y de la horchata desde su nacimiento en 2003. En bodevici puedes pedirla pedirla con o sin azúcar.

    También se puede encontrar en Bodevici, kombucha La Valiente, 100% ecológica, 100% viva, paleo, vegana, sin ingredientes modificados genéticamente y sin gluten.

    Ecología, calidad, sostenibilidad y, sobre todo, honestidad

    Ecología, calidad, sostenibilidad y, sobre todo, honestidad. Estos son los cuatro pilares de Bodevici, y bajo este paraguas se define tanto la oferta de los helados, granizados y otros productos, como también el diseño del local, y el trato hacia el cliente. Son los pilares que Jordi Rivera ha querido desde el principio apuntalar en su negocio. Así lo soñó y así lo está materializando. 

    Ingeniero industrial de formación, Jordi Rivera dejó una prometedora carrera en el sector de las energías renovables para hacer realidad este sueño: la producción y comercialización de helados artesanales elaborados con productos totalmente naturales y sin aditivos. 

    Para ello, se formó en el arte heladero junto a los profesionales más influyentes e innovadores del sector, como por ejemplo Lluís Ribas y Francisco García, y viajó hasta Jijona y Trujillo para profundizar en los procesos de producción más artesanales. De esta forma, vio la necesidad real, no solo de producir helados naturales, sino también de utilizar únicamente productos 100% ecológicos certificados, de proximidad y de comercio justo.

    Su proyecto ha evolucionado hacia un modelo de negocio donde operar bajo los principios de sostenibilidad no solo es una declaración de principios, sino una realidad. Así nace la primera heladería Zero Waste de Europa.