MISCELÁNEA

Biomasa para fabricar tapones de corcho

Visita a la fábrica

La empresa Francisco Oller, S.A., fabricante de tapones de corcho para cava y champagne, ha presentado su Caldera de Biomasa. El nuevo sistema de energía renovable por el que ha apostado la firma catalana, proporcionará a la empresa la energía calorífica suficiente para calentar el aceite térmico; éste se utilizará por un lado, para mejorar la calidad de sus trabajadores, regulando la temperatura de su lugar de trabajo los días de frío, por otro lado, suministrará la energía calorífica a la maquinaria de la empresa (moldeadoras, encoladoras, etc.).

La instalación de la caldera va a permitir aprovechar al máximo los residuos generados en el proceso productivo y a la vez minimizar el consumo de gasóleo en los puntos del proceso que requieren energía calorífica y en la calefacción de las instalaciones. La caldera dispone de una doble alimentación que permite utilizar los residuos de corcho granulados y el polvo de corcho.

La caldera está en funcionamiento desde el mes de enero y actualmente la firma ya dispone de los primeros datos que confirman las previsiones de mejora medio ambiental; durante los tres primeros meses de este año se ha reducido un 77% en el consumo de gasoil. Si tenemos en cuenta la producción del primer trimestre del 2013, sin la caldera la empresa habría gastado unos 89.600 litros de gasoil, no obstante con esta nueva inversión los litros de gasoil utilizados han sido 20.734 litros.

Hay que destacar, que la empresa encargada de la construcción y montaje de la Caldera pertenece también a la comarca de Girona. También se ha presentado una obra encargada al artista Leonard Beard, conocido por sus publicaciones en prensa escrita. La obra en cuestión representa de forma gráfica la relación de Oller con el bosque y el origen de su materia prima para la elaboración del su producto: los tapones de corcho para cava y champagne. Se ha reproducido la obra en una lona gigante de 6 metros y permanecerá expuesta durante todo el 2013.

Oller sigue de esta forma su camino hacia un sistema de producción y política empresarial sostenible con el Medio Ambiente.