RESTAURANTES

Viernes de cocido cañí en La Nobia

El ecléctico local de Lavapiés ha elegido el último día laborable de la semana como fecha fija para ir a disfrutar del guiso más icónico de la gastronomía madrileña, que además el chef Juan Rioja borda y elabora con productos de Km0.

Para abrir boca, el menú incluye un cóctel con sello propio de Andrea Curello, el Vermood, acompañado de una gilda.

Con el cambio de temporada también hay interesantes fuera de carta y novedades en la propuesta fija, tanto platos, como en el apartado líquido. ¡Que nadie se las pierda!

La Nobia (Salitre, 45. Madrid. Tel. 91 001 59 67 http://lanobia.es/) es ya un emblema en el barrio de Lavapiés, lugar de reunión de muchos habituales y motivo de sorpresa para aquellos que pasan por allí un día… y acaban ‘quedándose’. Se quedan por el ambiente y porque el equipo de cocina y sala siempre sorprende y agrada. Recetas chulas que enamoran por su toque diferente y propuestas como la del ‘Cocido cañí’ -incluye los tres vuelcos con cóctel de autor(a) y postre- que ahora plantean para los viernes a mediodía y que aspira a convertirse en ritual para muchos.

En la calle Salitre el fin de semana empieza por todo lo alto con este Cocido madrileño de La Nobia con ‘extra de castizo’, ya que como aperitivo, antes de estrenar la cuchara, proponen darle un trago a su cóctel Vermood, una receta creada por la bartender Andrea Currello -una gran profesional en su terreno que no revela sus secretos…-, cuyo ingrediente principal es el vermut, tiene un toque tostado y de frutos secos, no pierde el amargor característico… ¡y está buenísimo! Para darle contraste va acompañado de una gilda. Y ahora sí, nos metemos en materia, ¡que vienen los vuelcos!

Juan Rioja lo sirve en tres y para su elaboración emplea productos de Km0: las carnes son de la Sierra de Guadarrama y el garbanzo pedrosillano fino de Madrid. ¿Y cómo lo hace? Pues la historia comienza los miércoles… Primero deja oreando las carnes durante toda la noche para que pierdan la humedad y estén más tiernas. A la mañana siguiente blanquea los huesos de rodilla y de jamón y comienza el chup chup. Después se incorpora el tocino, la gallina y cuando está todo en su punto de cocción, se retiran las carnes y se deja reposar otra noche. El viernes bien temprano es cuando se cocinan los garbanzos y las verduras –zanahoria, patata, repollo y nabo– y finalmente, una vez desgrasado, se añade también el chorizo. A partir de ahí, os esperan con la mesa puesta. El precio de este delicioso menú -cocido + cóctel + postre- es de 25 €, aunque se puede pedir sin la bebida por 18€. Un ‘planazo’ para empezar el fin de semana que se puede alargar con la sobremesa ya que la tarde es de servicio non stop

Pero las novedades no terminan aquí, ya que en La Nobia la carta está ‘viva’ y Rioja sorprende con incorporaciones como Berberecho sunomono, Corvina al pastor con puré de piña y aceite de cilantro o el Taco de mollejas con demi-glace de puerro y chocolate amargo. Además, siempre hay sugerencias fuera de carta, como puede ser el Brioche de txangurro a la donostiarra o el Ravioli de ropa vieja con reducción de caldo de cocido y otras propuestas que irán desfilando según el mercado, como Navajas con tinta de calamar, Sardinas marinadas con salsa de mango… ¡Festival de sabores! Y también en los nuevos tragos de la carta de cócteles, donde Currello incorpora por ejemplo el Swipe left (pisco, sirope de cerveza, zumo de limón y tempranillo).

La Nobia (http://lanobia.es/) abre los siete días de la semana, de 13:30 a 15:30 h. y de 20:00 a 00:00 horas de lunes a jueves; y de 13:30 a 01:00 h. ininterrumpidamente de viernes a domingo. Tiene capacidad para 50 personas y su precio medio –más que razonable teniendo en cuenta la calidad y la elaboración de sus platos–, es de unos 25-30€. El de los cócteles, entre 7 y 10€.