GASTRONOMÍA

Perelló 1898 estrena barra en el Mercat del Ninot

Barra Perello 1898Por primera vez, la tienda de Perelló 1898 –que tiene sus orígenes en el s. XIX y que actualmente está en manos de la cuarta generación de los Perelló– incorpora barra de degustación, donde los clientes pueden saborear todos los productos selectos de la famosa tienda de bacalao barcelonesa y otros muchos platos, tapas y bocadillos a base de bacalao, ahumados y conservas.

Los responsables de Perelló 1898 se han estrenado, por tanto, como restauradores, después de más de cinco años ubicados en la carpa provisional del mítico Mercat del Ninot de Barcelona, que ha abierto sus puertas renovado, por dentro y por fuera. Esta reforma ha servido para que Perelló 1898 unifique sus cuatro tiendas, que antiguamente tenía en el mercado antes de las obras, y estrene una espectacular parada, diseñada por el estudio de la interiorista Sandra Tarruella, encargada de proyectos tan conocidos como la heladería Rocambolesc, el Roca Moo o Can Jubany, entre otros muchos.

La parada de Perelló 1898 ocupa las paradas número 18, 19 y 20, y cuenta con diferentes espacios, en función de los productos:
• Zona de platos preparados, con especialidades para llevar a casa (bacalao a la llauna, croquetas, empanadillas, buñuelos, empanadas…).
• Zona de bacalao desalado, con picas de mármol blanco y grifos de estilo tradicional, que rememoran los antiguos grifos de las paradas de bacalao, combinando tradición y modernidad.
• Zona de bacalao seco.
• Zona de olivas, con más de una veintena de variedades.
• Zona de conservas de marisco, legumbres y verduras, con latas y botes de conserva
de las mejores marcas.
• Zona gourmet para anchoas, boquerones, ahumados…
• Barra de degustación, con tirador de cerveza Radeberger y de vermut de Casa Mariol.

Pero la gran novedad es sin duda la zona de degustación, una barra de madera moderna y funcional, con unos 10 taburetes, que permite hacer una cata, un vermut, una tapa o un piscolabis desde buena mañana y hasta que cierren las puertas el mercado. La barra está concebida para disfrutar de la gastronomía característica de la pesca salada. Cocina para compartir que irá desde bocadillos, hasta cocas saladas, aperitivos rápidos, tapas y platillos, latas de conserva, empanadillas, croquetas o buñuelos, entre otros. La cocina, a cargo de la chef de orígen argentino Guada Reig (Can Nuri, Fermí Puig), es sencilla, pero selecta, y con mucho protagonismo del producto de proximidad, elaborando recetas tradicionales y de autor. Todo esto se puede maridar con vinos, cavas, cerveza o vermut casero.