GASTRONOMÍA

Mimmar, deliciosas empanadillas mediterráneas en el corazón de Barcelona

Mimmar es la nueva tienda –abierta hace poco más de un mes– de empanadas mediterráneas del Eixample de Barcelona (Córcega, 207) con servicio de take away y/o delivery.

Disponen de 17 empanadillas diferentes en carta –5 vegetales y quesos, 4 de la granja, 3 del mar, 4 más allá del Mediterráneo y 1 dulce– a las que se suman nuevas temporales como la recién creada de cara a la Navidad: de canelones caseros, disponible hasta pasado el Día de Reyes.

Mimmar se gestó en plena pandemia. Es el sueño hecho realidad de los hermanos Lenti y su amiga de niñez, Georgia. Todos ellos, con experiencia en el mundo de la gastronomía y de la hostelería, especialmente quien lleva la batuta del proyecto, Yigal Lenti, quien en su momento vivió desde dentro cómo es el día a día de un grupo gastronómico con estrella Michelin.

Y como su cocina, Mimmar se ha hecho a fuego lento. Cada detalle se ha elegido con mimo. Desde la ubicación en un barrio lleno de vida, muy cerca del Hospital Clínic –los sanitarios y visitantes son clientes potenciales–, a la vajilla, hecha a mano por artesanos de La Bisbal del Empordà (Girona). El objetivo empresarial de los fundadores de Mimmar es consolidar este negocio y poder crecer en los próximos años. De momento, en su escaso mes de vida, ha tenido muy buena acogida.

‘Street food’ mediterráneo que sabe a ‘cocina de la abuela

La mítica empanadilla se convierte ahora en Barcelona gracias a Mimmar en aunténtico ‘street food’ mediterráneo pero con sabor casero. Bocados exquisitos que puedes comer por la calle, llevártelos a casa o pedir que te los lleven. Las empanadillas de Mimmar están elaboradas siguiendo recetas de calidad, con ingredientes de proximidad, saludables y exquisitos, cocinados a fuego lento que saben a cocina de toda la vida, a la de nuestras madres y abuelas. Especialidades que sirven para rellenar a mano, una a una, cada empanada para luego hornerse. En definitiva, grandes recetas para comer en un par de mordiscos.

Las especialidades de Mimmar se basan en platos muy reconocibles. Recetas como por ejemplo, el revuelto de setas con cebolla; las espinacas a la catalana; la berenjena con queso de cabra; los tomates cherry con mozzarella y albahaca; o el mítico pisto. Para los “carnívoros”, la Buti (de butifarra de pagès), y la de Bikini (con jamón dulce La Selva y mozzarella) dan paso a las dos “reinas” de la carta: las empanadas de salsa boloñesa del Cardenal (receta inspirada en los macarrones de la abuela Ana Maria); y las de Asado de pollo de ‘pagès’ a la catalana, la receta clásica con ciruelas, piñones y un poco de ‘picada’ mágica añadida en los últimos momentos de cocción que es una auténtica delicia. Del mar llegan la Madriles, de calamares a la andaluza con alioli suave; la de Bacalao con pisto, y la Galega, la clásica de atún y huevo.

Pero como Mimmar también echa un vistazo a otras cocinas del mundo, ofrece tres especialidades que van más allá del Mediterráneo: empanada Thai, verduras con ‘carne’ de soja; pollo thai, con verduritas y leche de coco; y pulled pork, con la mítica receta norteamericana. Y para acabar, una dulce, con chocolate negro de Simon Coll y plátano.

La carta de empanadas se complementa con ensaladas y postres, como el vaso de fruta, el de chocolate, el vaso de crema catalana o el de tatin de manzana.

Las bebidas

Mimmar también se quiere desmarcar “mimmando” a sus clientes con agua ”recién hecha”. Un grifo en la misma tienda sirve para llenar gratis con agua osmotizada las botellas que se traigan desde casa o que se compren (para reciclar) en el propio local. Además, se ofrecen refrescos, una interesante oferta de cervezas artesanas, así como una pequeña pero cuidada selección de vinos de las principales Denominaciones de Origen.

Los clientes pueden pedir las empanadillas desde la web www.mimmar.es, o a través de operadores de comida para llevar. También se las pueden llevar directamente si las compran en tienda (no hay servicio de mesa).