RESTAURANTES

Las pizzas napolitanas de NAP llegan a Chamartín y Bilbao

La empresa formada por un grupo de amigos y socios mantiene su línea de crecimiento armonioso y en su 11 aniversario agrega dos nuevos restaurantes a su proyecto, uno en el madrileño barrio de Chamartín y otro en la Gran Vía de Bilbao.

Pizzerías hay muchas pero encontrar auténticas pizzas napolitanas no es tan fácil… por ello se agradecen propuestas como las de NAP.

El pasado mes de junio han cumplido once años desde su primera apertura en Barcelona y sumando las nuevas aperturas cuentan con el mismo número de restaurantes, once. De ellos, tres en Barcelona, uno en Bilbao, uno en Donostia y seis en Madrid.

Los últimos que vienen a unirse a la familia son el NAP Chamartín (Alberto Alcocer 38), agregando un nuevo distrito estratégico a su expansión capitalina y el de Ramón Basterra 1, esquina Gran Vía, en una zona comercial y de mucho paso en la capital vizcaína. Este último, ha levantado gran expectativa al tratarse del primer NAP en abrir en la ciudad y contar con una ubicación excepcional, terraza y un gran aforo.

Activistas de la tradición y con carnet

«No habrá dos sin tres «. También está confirmado que habrá más novedades respecto a nuevas aperturas de locales a lo largo de este año que pondrán el broche a su consolidación como actor protagonista del sector, en el que mantiene un perfecto equilibro entre su tirón popular y el beneplácito de grandes gurús de la crítica gastronómica.

Y es que esta prestigiosa marca ha conseguido destacar en una jungla de ofertas ‘pseudoitalianas’ y mantiene la intención inicial de sus creadores de convertirse en activistas de la tradición y de la autenticidad de las pizzas napolitanas.

Su filosofía consiste en cuidar cada detalle en el proceso de la pizza y su elaboración. Pero ante todo sacan pecho por haber conseguido el marchamo de calidad de la Associazione Verace Pizza Napoletana, algo así como la denominación de origen o el carnet de identidad napolitano. Sus pizzas Margherita y Marinara lo tienen y eso les llena de orgullo.

Los nuevos locales que se unen este mes a la familia NAP en Madrid y Bilbao también honrarán el oficio de los pizzaioli, elaborando las mejores pizzas tradicionales al estilo ruota di carro.

Su epicentro será igualmente el horno de leña, fabricado por el artesano napolitano Stefano Ferrara, un ejemplar de 2.500 kilogramos, personalizado e importado de Quarto. Para la elaboración de sus pizzas se ciñen a los criterios de máxima calidad y todos sus ingredientes son de origen italiano. Harinas procedentes de Italia, tomate San Marzano DOP, mozzarella Fior di Lace o el Salame Napoli son algunos de los componentes de las pizzas que conforman su carta. Las pizzas mencionadas , la Margherita (AVPN approved) y la Marinara (AVPN approved) conviven junto con otras elaboraciones muy demandadas como la Cosacca, Napoli, Al Fileco, Quacro Formaggi, Diávola, entre muchas otras.

«Defendemos la pizza como una elaboración sencilla, informal, popular y asequible, y al mismo tiempo exquisita y confortable. Es el placer de las cosas sencillas, bien hechas. Hace diez años tuvimos una idea que surgió de la búsqueda de la autenticidad, del slow life mediterráneo, de poder traer a España un pedazo de Nápoles. Así somos y esta es nuestra historia», afirman.