VINO

La enópolis de Logroño presenta en Fitur a sus ocho bodegas

La asociación Bodegas de Logroño impulsa el proyecto enópolis presentado este viernes en Fitur por Pablo Hermoso de Mendoza, alcalde de Logroño, con el objetivo común de posicionar a la capital riojana, que recibe al año 860.000 visitantes procedentes de todos los rincones de España y del mundo, como referente de la cultura, el turismo y la gastronomía en torno al vino.

Las ocho bodegas de Logroño: Arizcuren, Campo Viejo, Franco-Españolas, Marqués de Murrieta, Marqués de Vargas, Olarra, Ontañón el Templo del Vino y Viña Ijalba representan un proyecto sólido y de unidad sobre el que llevan trabajando los dos últimos años y que Elena Pilo, como portavoz ha detallado: “La urbe nunca se ha reñido con el elemento más identitario de la región, el vino. Al contrario, como lo demuestran más allá de la presencia de las bodegas, las 1.200 hectáreas de viñedo que crecen en la enópolis. Hemos aprovechado el marco nacional e internacional que ofrece Fitur para presentar el resultado de un trabajo conjunto, que se materializa en un Plano Turístico en dos idiomas que recoge los emplazamientos imperdibles de la enópolis de Logroño; Así como un Cuaderno de Venta orientado a público profesional, que incluye la oferta turística global de la ciudad y un Vídeo Corporativo que resume la propuesta enoturística de nuestras ocho bodegas. Estos materiales, que pueden consultarse en la web de la asociación www.bodegasdelogrono.es , se han realizado contando con la línea de ayudas del Ayuntamiento de Logroño, destinadas al desarrollo de proyectos de dinamización turística”.

La propuesta de las bodegas de Logroño es completa y heterogénea, capaz de satisfacer tanto al enoturista más avezado como al que quiere descubrir este mundo por primera vez. Desde una bodega garaje con nombre propio, el de Javier Arizcuren, en la que se une la visión del arquitecto y la del viticultor en un espacio urbano reinventado, hasta  la espectacular sala de barricas de Bodegas Campo Viejo, referente en el mundo con 70.000 barricas de roble descansando en un mismo espacio, pasando por la privilegiada situación de la Bodegas Franco-Españolas, embajadora de la marca Rioja con sus vinos centenarios y que se convierte en sede de una agenda cultural que marida arte, cultura, ocio y vino durante todo el año. Hay también oportunidad para descubrir el origen de los vinos de Rioja con Marqués de Murrieta, a través de su museo bodega Castillo de Ygay del siglo XIX; y para conocer el concepto de château en Bodegas Marqués de Vargas, enclavada en el centro de su propio viñedo; aprender que la arquitectura moderna llegó a las bodegas en los 70, como demuestra el emblemático tejado que corona la sala de barricas de Bodegas Olarra formado por 111 cúpulas hexagonales, creadas para evitar cambios bruscos de temperatura en su interior; para profesar el culto al vino en Bodegas Ontañón, en la que los vinos maduran vigilados por dioses y héroes mitológicos; o para conocer los secretos de los viñedos de Rioja en el museo natural de variedades autóctonas de uva que mima Viña Ijalba en su pequeño viñedo, que contiene variedades actuales y recuperadas con las que se ha escrito la historia de la Denominación”.

Bodegas de Logroño representa la diversidad. Ocho maneras de disfrutar de La Rioja y ocho maneras de disfrutar del Rioja sin salir de la capital. “Aquí, el vino es Capital”, como reza su eslogan. Más información: www.bodegasdelogrono.es