RESTAURANTES

Ikoya Izakaya, el nuevo proyecto de Hideki Matsuhisa e Iñaki López de Viñaspre en Barcelona

Hideki Matsuhisa, chef japonés con una estrella Michelin por Koy Shunka, y el cocinero vasco Iñaki López de Viñaspre, del Grupo Sagardi, ambos afincados en la capital catalana, se han unido para crear esta taberna japonesa situada frente al Mercado de Santa Caterina donde ofrecerán una cocina popular directa, de producto natural y sabores legendarios.

Ambos comparten el amor por la pureza del producto, por el fuego, y por la pulcritud de la técnica.

El sake, bebida nacional de Japón, será uno de los grandes protagonistas de Ikoya, ya que contará con un espacio propio, inspirado en una cabaña al pie del monte Fuji, donde disfrutar de más de 50 referencias.

Ikoya es el regalo más personal a la ciudad de Barcelona. Hideki e Iñaki, entusiastas empedernidos del producto de mercado, se embarcan en uno de sus proyectos más emocionales y gastronómicos para devolverle a la capital catalana todo lo que ésta y su cocina les ha regalado a ellos durante estos 25 años de trayectoria paralela. “Ikoya es el regalo que me hago a mí y a Barcelona, después de todos estos años cocinando juntos. Yo le he enseñado la pulcritud de la técnica japonesa y ella me ha obsequiado con el bullicio y esplendor de sus mercados, donde he desarrollado un conocimiento preciso de los productos mediterráneos”, confiesa Hideki.

En su afán por seguir manteniéndose al pie del cañón a pesar de la delicada situación que vive actualmente la hostelería, Ikoya es un grito de felicidad en palabras de Hideki y de Iñaki. Ambos hosteleros pretenden hacer de Ikoya el nuevo place to be de todos los amantes de la cultura nipona que quieren dejarse seducir por una cocina de raíz adaptada a los nuevos conceptos, con un fuerte compromiso por la pureza del producto, y con la estética y el ambiente característico de una izakaya de Tokio.

Barcelona se merece una izakaya, como las que siempre he frecuentado en Tokio. Un espacio en el que reina el desorden simpático, esa alegría propia de la ciudad que años atrás enterneció mi rigidez japonesa, dándole a mi gastronomía justo lo que necesitaba para brillar. Una barra para disfrutar y compartir, entre el jolgorio, el humo y el sake. Así, mi cocina más seria toma un carácter mucho más informal y divertido”, explica Hideki.

Y qué mejor que un buen compañero de viaje como Iñaki López de Viñaspre, chef y propietario del Grupo Sagardi, para hacer realidad este nuevo proyecto. Un chef que es el homólogo vasco de Hideki: amante de la pureza, el producto, entusiasmado por la cocina de su abuela, que también llegó hace 25 años a Barcelona con el reto de dar a conocer otra forma de comer y compartir la cocina de raíz, la de Euskadi.

Ikoya se convierte así en un lugar de encuentro entre el sensacional producto de nuestros mercados y la pureza de la técnica japonesa. Todo mediado por el encanto de las brasas que tanto ama Iñaki López de Viñaspre, tan solventes como imprevisibles y que aquí están presentes a través de la robata, mítica parrilla de carbón nipona. Una puerta para zambullirse en el ambiente de las tabernas de Tokio a través de una minuciosa selección de sashimis, niguiris, hosomakis y uramakis, así como diversos tipos de ramen, platillos de carne y pescado… Todo armoniosamente maridado con su carta de sakes artesanales. 

El sunomono de verduras, las ostras a la brasa, el karaage de pollo, los sashimis, el lenguado con guisantes y trufa, la kokotxa, el wagyu japonés con sukiyaki y el salmonete con calçots son algunos de los platillos llamados a ser iconos de la propuesta de Ikoya, pensada para poder compartirse e ideal para disfrutar de la finura de la alta cocina de Hideki. Una propuesta dedicada plenamente al estímulo de los sentidos, que se activan a través del umami, descubriendo un gusto único, inigualable, casi mágico, sin renunciar a un ambiente distendido donde reina el jolgorio y la alegría.

Una izakaya con alma urbana en pleno Mercado de Santa Caterina

No es casualidad que Ikoya mire de frente al Mercado de Santa Caterina, es toda una declaración de intenciones. Y es que Hideki, desde su niñez, pasa mucho tiempo observando el brillo de la piel de los pescados, el destello en sus ojos, la salud de las escamas o la tersura de la carne. Todo para encontrar siempre la mejor pieza del mercado y ofrecer al comensal la mejor de las experiencias.

El artífice que ha sido capaz de recrear las antiguas izakayas de Kioto, con fuerza, descaro y lo mas importante, alma urbana, ha sido Txema Retana, autor de la última apertura de Grupo Sagardi en Madrid: Cadaqués. En esta taberna predominan las maderas nobles, el hierro y las telas, que se expresan con el fuego y los aromas que desprende la cocina central a la vista o en la barra de sakes que nos da la bienvenida al espacio Ikoya.