• MISCELÁNEA

    Finca la Emperatriz propone escapadas rurales para Semana Santa

     
    Tres exclusivas villas con jardín privado ubicadas en plena Rioja Alta y una amplia oferta de actividades enoturísticas completan una experiencia única en un entorno excepcional de relax y naturaleza
     

    El histórico viñedo que perteneció en su origen a la Emperatriz de Francia, Eugenia de Montijo, conserva unas pocas construcciones que sirvieron en su tiempo para alojar a mayoral y trabajadores de la finca. Esas edificaciones, que conservan la autenticidad y el carácter de la arquitectura popular de la Rioja, han sido objeto de un minucioso trabajo de restauración para ponerlas al servicio de visitantes, enoturistas y viajeros.

    El cuidado interiorismo ha evocado la exquisitez y el gusto por los detalles que en su momento caracterizó a Eugenia de Montijo: la selección de muebles, las telas y tapicerías, la iluminación, los apuntes decorativos, consiguen crear espacios pensados para que el visitante se sienta inmerso en un universo de relajación y belleza. Una larga lista de útiles y amenities consiguen acoger al visitante y aportarle la máxima comodidad: desde productos de aseo de uva BIO procedentes de cultivo ecológico hasta un hervidor de agua para preparar una infusión depurativa, para disfrutarla en la terraza privada o leyendo un libro junto a la chimenea. Y es que las villas están completamente equipadas; cuentan con salón, comedor y cocina en un moderno open-plan, jardín privado, parking gratuito y la posibilidad de servicio de recepción, desayuno y limpieza. Todo se ha pensado y ejecutado con la misma dedicación y exigencia con que se elaboran los vinos de alta gama de esta bodega, cuyo estandarte Finca La Emperatriz Gran Vino goza de las bendiciones de los grandes críticos de vino de la escena internacional.

    En plena naturaleza
    Ubicadas a pie de viñedo y con vistas a las sierras Cantabria y Demanda, las villas ofrecen un lugar perfecto para el descanso y la desconexión -aunque tienen wifi gratuito por si a alguien le apetece conectarse al mundo-. En definitiva, un entorno de plena naturaleza pero estratégicamente situado para realizar todo tipo de escapadas: ciudades históricas como Santo Domingo de la Calzada o Haro, las afamadas rutas de pinchos de Logroño o hasta destinos de nieve como Ezcaray están a media hora escasa de las villas de Finca La Emperatriz. Y siempre se puede contar con las actividades que ofrece la propia bodega y aprovechar para iniciarse en el mundo del vino con las visitas enoturísticas o disfrutar sencillamente de una copa de uno de sus acreditados vinos en la terraza del wine bar. 

    3 villas, 3 personalidades
    Aunque el equipamiento de las tres villas responde al mismo estándar de alta calidad, cada una de ellas ha sido especialmente diseñada y pensada para complacer y ajustarse a las necesidades distintas de los usuarios. Así, una de las villas es ideal para un grupo de amigos o una familia con niños, mientras que otra está totalmente adaptada para la accesibilidad de las personas con movilidad reducida. La tercera se orienta al concepto de Suite y hará las delicias de una escapada de pareja, con el toque romántico de la chimenea y la exclusiva bañera antigua en la habitación.

    Con todo, las villas son versátiles en su diversidad pese a ser singulares a través de sus detalles y su interiorismo, en línea con la singular historia que las une a Eugenia de Montijo y al viñedo en el cual se inscriben. Y en coherencia también con el compromiso con la ecología que rige en la viticultura, las villas cuentan con sistemas inteligentes de aerotermia y amenities ecológicos, un guiño a la sostenibilidad que no podía faltar. En todos los casos, son una opción de alojamiento turístico excelente como la calidad de los vinos que se elaboran en Finca La Emperatriz, y que el visitante tendrá oportunidad de disfrutar en su estancia.
     
    Reserva Villas: www.hermanoshernaiz.com/villas