VINO

El Niño de Campillo, a la conquista del mundo

Botella El Nino de Campillo alta res copiaDesde que nació, quiso seguir el ejemplo de sus hermanos: recorrer el mundo para poder conquistarlo. El Niño es el miembro más pequeño de la familia, así llamado y así mimado por los enólogos. Cogido de la mano de los mayores de Bodegas Campillo, no podía sino heredar los estándares de calidad que definen a Campillo como bodega, siendo un vino con media crianza y perfecto para compartir en animada charla sin fin. Un vino desenfadado, con energía, vitalidad y con los genes de una gran marca. Un niño que llena de frescura la boca y con muchas ganas de ser disfrutado.

Desde que nació en 2013, Bodegas Campillo quiso que todos conociesen al miembro más pequeño de la familia, El Niño, nacido de sus viñedos, bajo la atenta mirada de sus progenitores.

Y es que El Niño, a pesar de su juventud, hizo las maletas con una clara intención: conquistar el mundo. Dio sus primeros pasos por España pero al poco tiempo comenzó una exitosa carrera por Europa (Alemania, Francia y Suecia), y cruzó, por fin, el charco, para darse a conocer entre los amantes del vino canadienses. Seguro que los distintos idiomas no son un inconveniente para El Niño ya que la pasión por este vino, será la lengua común.

Más información: www.elniñodecampillo.com