• GASTRONOMÍA

    El certificado AENOR a la sostenibilidad medioambiental, nuevo respaldo a la filosofía del atún rojo Balfegó

    Este sello certifica, además, la trazabilidad, la autenticidad y las buenas prácticas de manipulación relativas a anisakis en toda la actividad que desarrolla Balfegó en tierra y mar

    Balfegó, empresa especializada en pesca, acuicultura y comercio de atún rojo del Atlántico y el Mediterráneo, vuelve a ser reconocida, esta vez de manera integral, con un sello AENOR que certifica la sostenibilidad medioambiental, la trazabilidad, la autenticidad y las buenas prácticas de manipulación relativas a anisakis en toda la actividad que desarrolla esta empresa tanto en el mar como en tierra.

    Para ello, AENOR ha evaluado el seguimiento del plan de ordenación de ICCAT para el atún rojo en el Atlántico este y el mar Mediterráneo en todas las fases de la actividad de Balfegó, al igual que la vigilancia ambiental que se realiza para controlar que esa actividad sea compatible con el medio marino. Así, ha auditado las fases de pesca extractiva, tanto en los barcos de pesca como en las embarcaciones auxiliares y remolcadoras; el transporte del pescado a la concesión acuícola, el proceso de alimentación, la extracción y el sacrificio de los ejemplares, y su comercialización, incluido el sistema informático.

    Del mar a la mesa
    El proceso de trazabilidad implantado por Balfegó en 2008, que permite identificar y acreditar de manera individual cada uno de los atunes y sus partes, es sin duda un punto clave dentro de esta certificación AENOR. Pionero en el mundo, este sistema facilita certificados de calidad, análisis microbiológicos y porcentaje de grasa de los productos adquiridos. El consumidor final puede conocer el recorrido que ha hecho el atún desde el mar hasta su mesa. AENOR ha auditado todo el procedimiento de identificación y seguimiento de los atunes desde su entrada en las piscinas acuícolas hasta el cliente final, pasando por la alimentación y las distintas fases de procesado, lo que constituye toda una garantía de transparencia y seguridad alimentaria, dos de las prioridades de Balfegó.

    Auténtico y saludable
    Precisamente porque son comunes los fraudes en la cadena de comercialización del atún rojo y especies afines, otro de los aspectos esenciales en la evaluación de AENOR ha sido certificar la autenticidad del producto, y lo ha hecho auditando y verificando las pruebas de ADN de los atunes que comercializa Balfegó.

    Igualmente, se ha constatado el respeto al hábitat natural de la especie y AENOR certifica las buenas prácticas implantadas durante todo el procesado del producto –pescado en el medio salvaje– para evitar la presencia de Anisakis, que nunca se ha encontrado en músculo de atún rojo.

    “Nos enorgullece este sello integral de AENOR que corrobora el porqué grandes chefs de nuestra cocina eligen atún rojo Balfegó. Lo hacen por su sabor, textura, calidad y su versatilidad extraordinaria, pero lo hacen también por ser un producto con nombre y apellidos, sostenible y trazable desde su origen. Porque es importante el producto, pero también lo es el productor”, señala Juan Serrano, director general de Balfegó.

    Por su parte, Rafael García Meiro, CEO de AENOR señala que “Balfegó demuestra que su compromiso con la calidad está en el primer lugar de sus consideraciones, coherentemente con su posición. Además, esta certificación supone un valor añadido, al aportar algo más a los clientes y demuestra el compromiso de Balfegó con los consumidores”.

    Este es el segundo certificado AENOR que recibe Balfegó este año. Cabe recordar que también ha sido la primera empresa del sector pesquero en España que logra el certificado AENOR frente al COVID-19. Este sello, que supone un respaldo a las inversiones realizadas por la compañía para adaptarse a las circunstancias actuales definidas por la crisis sanitaria, avala la efectividad de las medidas, sistemas y protocolos adoptados por Balfegó tanto en sus centros de producción, como en el desarrollo de sus actividades gastronómicas y turísticas, y garantiza que cumplen con las directrices fijadas por las administraciones central y autonómica en materia de prevención e higiene sobre el Covid-19.