• VINO

    Décima edición de ‘La Viña de los Artistas’

    La Viña de los Artistas de la bodega leridana Mas Blanch i Jové –concebida por Josep Guinovart e inaugurada en 2010– celebra este año su décima edición. Actualmente, cuenta con 10 obras expuestas de forma permanente en medio del pintoresco paisaje de La Pobla de Cérvoles (Lleida) y a partir del pasado 6 de julio cuenta con una nueva adquisición: ‘La huella’ de Eva Lootz.

    Eva Lootz es una artista pionera en el campo de las instalaciones escultóricas. De un estilo propio y con registros muy heterogéneos, la obra de Lootz está marcada por la interacción de materia y lenguaje. A partir de la investigación y el cuestionamiento contínuo, crea espacios y obras ajenas a la moda, muy personales y experimentales que transitan por la pintura, los materiales efímeros, la tridimensionalidad… Practicando una reflexión continua entre materia, lenguaje y arte.

    La obra, «La Huella», concebida para La Viña de los Artistas es una gran huella, el tacón de la cual sobresale de la tierra y alberga un olivo. El conjunto está construido con piedra seca haciéndose ecos de los muros que forman terrazas en la finca de la bodega.

    Una huella habla de la presencia de lo ausente, habla de la memoria, habla del tiempo y en la era digital nos recuerda que no sólo tenemos una huella digital sino que nuestro cuerpo tiene una materialidad, la huella del que se inscribe en el entorno inmediato.

    La huella de un zapato concretamente habla de nuestros pasos, del caminar, de lo «pasajero», de la fugacidad de nuestra existencia y también de las mediaciones, de nuestro vivir a través de utensilios y herramientas.

    Además, en este caso se trata de una huella particular, una huella-suela en la que el tacón sobresale del terreno. El caminante hace sus pasos dentro de la tierra y pertenece, por tanto, a la tierra. Según Lootz, reconocer que no somos «dueños y señores» de la tierra sino que pertenecemos a ella es, en este caso un aviso a los caminantes.

    Los 450 asistentes presentes en la inauguración de la obra de Eva Lootz del pasado día 6 de julio pudieron conocer la nueva sala Saó de la bodega donde se encontraban expuestos los dibujos del artista y también pudieron visitar otras esculturas que se encuentran en la Viña de los Artistas, así como la impresionante obra de 60m. «Entre el Cielo y la Tierra» que el pintor Gregorio Iglesias creó durante dos meses en medio de La Viña de los Artistas y que actualmente recubre las cuatro paredes de la sala de barricas de la bodega.

    «La Huella» fue inaugurada con una maravillosa puesta de sol de fondo y con unos parlamentos ecologistas compartidos tanto por el artista como por los responsables de Mas Blanch i Jové.

    La fiesta al aire libre contó con un solo de percusión de Luis Tabuenca, músico que recientemente ha estrenado la ópera de cámara «Hor» en la Fábrica de Creación Fabra i Coats de Barcelona, ​​continuó con una cena bajo las estrellas maridada con los vinos Petit Blanc Saó, Saó Blanc, Saó Abrivat y Saó Expressiu de la bodega, luego la fiesta continuó con el DJ Miguel Salla y las burbujas de jabón de Pep Bou.