• RESTAURANTES

    Dani García Restaurante sirve su última cena

    Casi un año después de que el chef andaluz anunciase el cierre de Dani García Restaurante, el cocinero ha compartido su último servicio en compañía de amigos y seres queridos. Así, el pasado sábado 16 de noviembre, tuvo lugar esta última cena en el emblemático y triestrellado restaurante en Marbella. Un encuentro muy íntimo y personal que sirvió para poner punto y final a una etapa que ha llenado al chef de satisfacciones y sueños cumplidos y que, además, supone el inicio de un nuevo horizonte profesional y personal plagado de retos y nuevas ilusiones.

    Dani García Restaurante se ha consolidado como el proyecto más personal del chef, que nunca ha entendido de modas ni de ideas preconcebidas, sino que ha buscado constantemente la inspiración y ha conseguido siempre un resultado de lo más transformador. Inaugurado en 2014 y ubicado en el corazón del hotel Puente Romano Marbella, este restaurante supuso para el chef el comienzo de una nueva etapa de creación y nuevos horizontes culinarios que alcanzó su meta con la tercera estrella Michelin en 2018.

    Tras tomar la meditada decisión de cerrar su entonces recién triestrellado restaurante, Dani García comenzó 2019 con el lanzamiento de su último menú: ‘Madre’. Una consecución de platos emblemáticos que han resumido su trayectoria profesional sirviendo como colofón de esta última temporada, y que da paso al comienzo de una emocionante etapa llena de nuevos retos y proyectos.

    Esta fase de transición llega a su fin para el chef marbellí, un período que ha supuesto la vuelta a sus orígenes, a la esencia, y un homenaje también a su madre patria, Andalucía. Este último menú ha condesado toda su carrera profesional a través de los platos más legendarios, creativos y personales del chef. Entre ellos, destacan platos tan simbólicos como las angulas en amarillo, puchero y caviar, la anchoa con trufa, su icónico tomate nitro y el ravioli de rabo de toro con puré de castañas y trufa.

    Ha sido una temporada muy especial y de gran trabajo con la que el chef se ha despedido de la alta gastronomía, compartiendo la especial noche del sábado con todos los que le han acompañado durante este viaje. Es por eso que para culminar la cena Dani García afirmó emocionado: “Es importante para mi, que los últimos platos que salgan de este restaurante se sirvan a mi madre y a Ferran. Dos personas que me han marcado profesional y personalmente». «Han sido veinticinco años increíbles» ratificó el chef.

    La noche acabó por todo la alto, con una fiesta en la que todo el equipo de Dani García Restaurante se unió a la celebración junto a los invitados, disfrutando de un cierre histórico como no podía ser de otra manera.