GASTRONOMÍA

Chefs de altos vuelos

Flying Chefs

Foto: Mireia de la Torre

Dos de los máximos exponentes de la cocina cántabra, Fernando Sainz de la Maza, del restaurante El Serbal, y Nacho Solana, del restaurante Solana, poseedores de estrellas Michelin y soles Repsol, deleitaron ayer a los 103 viajeros del vuelo VY1590 Santander-Barcelona de la compañía Vueling con un showcooking en directo, ofreciendo una degustación de pinchos para demostrar el potencial gastronómico de Cantabria, la comunidad autónoma con más estrellas Michelin por habitante.

La iniciativa, única y efímera, creada con el firme propósito de posicionar Cantabria como destino gastronómico gracias a la operatividad de las nuevas rutas de Vueling que conectan la Ciudad Condal con la capital cántabra, se bautizó con el nombre de ‘Flying Chefs’. Un iniciativa conjunta de La Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Cantabria, y Vueling.

Sainz de la Maza elevó el producto cántabro a la máxima potencia con una propuesta a base de anchoas del Cantábrico y queso artesano de Las Garmillas, mientras que Solana optó por elaborar el pulpo de la costa de Cantabria con fondo de escabeche, rocas de patata y huevas de trucha. Todo ello, acompañado por vino de la Costa de Cantabria de Bodegas Sel D’aiz en la que el joven Asier Alonso demuestra el resurgir de los vinos de Cantabria.

El Director General de Turismo de Cantabria, Santiago Recio, declaró: “Queremos demostrar nuestro apoyo a la gastronomía de la región, uno de nuestros principales valores turísticos. De ahí nuestra colaboración con Vueling dado que, gracias a la conectividad con Barcelona, Cantabria se posiciona como un destino de alto atractivo gastronómico para una escapada de fin de semana”.

Y es que Cantabria brinda una amplia oferta gastronómica, que incluye un gran repertorio de tabernas tradicionales y modernos locales de nueva apertura, además de sus cinco grandes templos de la vanguardia gastronómica: Annua, Cenador de Amós, El Nuevo Molino, El Serbal y Solana.

La compañía aérea Vueling, con base en la Ciudad Condal, conectará Santander y Barcelona con tres vuelos semanales durante todo el invierno ofertando más de 23.000 asientos. Una oferta para acercar, aún más si cabe, Cantabria y su gastronomía a los viajeros.