• RESTAURANTES

    Alain Guiard renueva la carta de Witty

    Witty es un maravilloso restaurante que se encuentra en la planta baja del Hotel The Wittmore, un precioso y coqueto 5 estrellas GL escondido en las recónditas calles del barrio gótico de Barcelona.

    Se trata de una pequeña joya –desconocida incluso para la mayoría de barceloneses– que vale la pena visitar por muchas razones. Witty es un restaurante ecléctico, mágico y moderno que destaca por su confortable ambiente estilo british: ahora es ideal comer junto a la chimenea rodeados de estanterías con libros, al más puro estilo biblioteca privada inglesa. En verano lo mejor es ocupar una mesa en el jardín vertical más alto de la ciudad compuesto de más de 3.000 plantas.

    En este ambiente podemos disfrutar de la deliciosa propuesta del chef franco-catalán Alain Guiard. Los platos encantarán tanto a los que gustan de la cocina vanguardista como de la tradicional, ya que se elaboran con producto de alta calidad fusionado con arte pero sin complicaciones.

    No debemos perdernos para empezar el delicado y estético Carpaccio de Cigalas, seguir con la fina Crema de Erizo con Tartar de Vieira y Alga y probar las Gourgères de Champiñones, una auténtica delicia. Si nos van los entrantes más tradicionales, una apuesta segura es el Jamón Ibérico de Bellota o las croquetas elaboradas con ese jamón, crujientes y cremosas.

    Entre los principales hay que probar dos de los ‘hits’ de la casa: los Macarrones del Cardenal y el espectacular Jarrete de Ternera de Lechal. Mención aparte merece el Solomillo Wellington, un clásico que aquí han recuperado. Por supuesto, hay que dejar un hueco para los postres que mejor no develamos pero que damos fe que están a la altura del resto de la carta.

    Finalmente, y no menos importante, otra razón para visitar Witty es su precio: que a nadie ‘le eche para atrás’ el hecho de que esté ubicado en un hotel de 5 estrellas donde la calidad de la comida y el servivio es impecable, ya que los precios de la carta son asequibles para la mayoría del común de los mortales. Si aún así el presupuesto no llega, podemos ir un jueves, cuando Wityy ofrece su Aperitivi, compuesto por un pequeño buffet con lo mejor de la bella Italia acompañado de uno de los originales cócteles de la carta a un precio más que interesante.

    En definitiva, razones no faltan para visitar Witty.