Veterum Vitium

Conscientes de la importancia de mantener la tradición, Coviñas ha sabido cuidar y preservar los viñedos más viejos, esos que dan unos vinos muy especiales, y hoy en día posee las mejores cepas viejas de bobal de la comarca de Utiel – Requena. Con ellas elabora este vino para disfrute de los consumidores.

Veterum Vitium

Tipo: Vino tinto

D.O.P.: Utiel- Requena

Variedad: Bobal

Graduación: 13,5% vol.

PVP: 6,50 €

Fermentación con levaduras indígenas durante 15 días. Posterior crianza en barrica. Estabilización natural y filtración por placas de celulosa. Tiempo mínimo de crianza en botella de 6 meses. Buena capa de color rojo cereza, aroma fresco a frutos rojos y vainilla. Vino agradable y equilibrado en boca con retronasal golosa. Marida con carne a la brasa, pato asado o cerdo. Pescados a las hierbas aromáticas, guisos de legumbres y vegetales. Quesos manchegos.

El Grupo Coviñas

Fiel a la tradición, abierto a la innovación, comprometido con el territorio y sus gentes, defensor de la calidad y de los valores cooperativos. Así es Grupo Coviñas, una cooperativa de segundo grado que aglutina los sueños de 3.000 agricultores de Utiel-Requena, una comarca del interior de la provincia de Valencia en la que se cultiva la vid y se elabora vino desde tiempos inmemoriales. No en vano, en esta zona se encuentra el yacimiento arqueológico de la Solana de Las Pilillas, con una datación estimada entre los siglos VII y V a.C., que se considera uno de los centros productores de vino más antiguos documentados en la Península Ibérica.

Coviñas ha sabido preservar los viñedos más viejos, unas vides de las que salen vinos de alta expresión como Adnos o como Veterum Vitium, vinos de calidad, premiados y reconocidos, que alejan esa idea ampliamente mantenida en el tiempo que asocia el vino de cooperativa al granel y a una calidad menor.

Veterum Vitium, viñas viejas en latín, está elaborado con uvas de parcelas seleccionadas del Grupo Coviñas que tienen una edad media de 80 años y que están dispuestas en vaso. El paso del tiempo ha obligado a las plantas a adaptarse al terreno y a profundizar sus raíces para poder absorber los sedimentos y minerales del terruño.

La vendimia de las uvas se realiza de manera manual, seleccionando los mejores racimos. La producción de las parcelas de donde salen estas uvas es limitada, ya que de ellas solo salen de 2000 a 4000 kilos por hectárea. Uvas de la variedad bobal, típica de la zona, en la que destacan notas de fresa y cereza, con una acidez moderada que dota de potencia y larga vida a los vinos.

Veterum Vitium se elabora de manera tradicional; el vino va adquiriendo cuerpo y complejidad al madurar en barricas seleccionadas de roble francés y americano de segundo año. Durante el período de crianza, que oscila entre los tres y seis meses, se redondean los taninos que dan la estructura y elegancia típicas de este vino de carácter único. Un vino reconocido, que el pasado año se llevó el Oro en los certámenes Mundus Vini y Berliner Wein Trophy (tanto en la edición de verano como en la de invierno).

Vinos mediterráneos

Coviñas es interior, es ‘montaña’ –la comarca está situada en una preciosa meseta bañada por el río Magro, con una altitud entre 600 y 900 metros–, es vino tinto de guarda. Pero también es mar, es frescura. Una ligereza mediterránea representada en gamas como Al Vent by Miquel Suay. La frescura y ligereza de estos vinos trasladan al Mediterráneo, a ese Vent (viento) que acaricia la cara y llena de vida.

El prestigioso diseñador Miquel Suay, reconocido por sus trajes de ceremonia y prêt-à-porter, ha rediseñado recientemente la etiqueta y la imagen de esta gama, en las que ha querido reflejar la luz, los colores y la magia mediterránea. La gama mantiene la botella sugerente y estilizada que usaba hasta ahora y que recuerda a las ánforas en las que se transportaba el vino en la antigüedad, pero cambia la imagen en etiquetas y cápsula, en las que Suay interpreta de manera pixelada los colores del Mare Nostrum.

Así, en el Sauvignon Blanc, el diseñador ha querido representar las calas mediterráneas, con ese color turquesa tan característico; en el Bobal Rosado, los colores rosados del atardecer en la costa levantina, y en el Bobal Tinto, con tonos azules oscuros, las noches de luna llena sobre las aguas del mar. Una imagen moderna, fresca y elegante que refuerza el carácter unos vinos muy valencianos.

Más de medio siglo de historia

Grupo Coviñas nació en 1965 en la localidad valenciana de Requena como una cooperativa de segundo grado que amparaba a una decena de cooperativas de este municipio y sus pedanías, y de las localidades de Villargordo del Cabriel y Venta del Moro. En la actualidad, el grupo recoge el trabajo de 3.000 viticultores de estas diez cooperativas (Los Isidros, Requena, La Portera, Roma, Las Monjas, San Antonio, Campo Arcís, Villargordo, Barrio Arroyo y Los Duques), y no ha perdido la esencia y los valores cooperativos: la solidaridad, la igualdad y la democracia. En Coviñas defienden el trato justo de todos los miembros de la cooperativa y el pago de precios justos por la materia prima.

Desde ese 22 de agosto de 1965 en que el grupo vio la luz, han cambiado muchas cosas, pero otras se han mantenido: el apoyo a los agricultores y la defensa del territorio y el medioambiente.

En 55 años, Coviñas ha pasado de embotellar un solo vino –el Vino de la Reina– , a tener una amplia gama de productos, vinos y cavas que se exportan a más de 30 países de todo el mundo, y a vender más de 14 millones de botellas al año. En la actualidad es una empresa moderna, que se ha convertido en todo un referente en la D.O. Utiel-Requena, en la que alcanza una cuota de mercado del 47%.

Innovación y calidad

Grupo Coviñas está comprometido con la innovación y la calidad. Así, dispone de modernas instalaciones con la última tecnología, y sigue exhaustivos controles de calidad, supervisando en todo momento las distintas fases de cada vino.

En estos momentos está a punto de estrenar una nueva línea de embotellado, y de utilizar un novedoso sistema de limpieza y desinfección de barricas desarrollada por la empresa riojana Cleanwood.

Coviñas dispone de una amplia nave de crianza de 3500 m2 con capacidad para hasta 10.000 barricas. Sus instalaciones albergan también un botellero con un millón de botellas.

2018, un año de éxitos

Grupo Coviñas ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años, y ha logrado multiplicar por cuatro sus cifras de negocio en la última década.

Así, en el ejercicio 2017-18 logró vender 14,3 millones de botellas, lo que supone un incremento del 14% respecto al año anterior. La facturación del grupo también creció considerablemente hasta alcanzar los 52,2 millones de euros, si bien en este incremento se incluyen las cifras alcanzadas por Bobal Wine Cellars, la sociedad de granel gestionada y participada en su mayoría por Coviñas que agrupa a 18 cooperativas.

Además, el pasado año logró un récord de premios, tanto nacionales como internacionales: un total de 40 medallas, más de la mitad de ellas (23) de oro. Entre estos reconocimientos destaca el Zarcillo Gran Oro para el Aula Reserva Brut Nature, la medalla de oro para el Aula Merlot de Autor en el Concurso Mundial de Bruselas, o la medalla de oro en el Challenge International du Vin para Adnos 2014, el vino de alta expresión reconocido con 90 puntos en la Guía Peñín y 93 en la Guía de Vinos de ABC.

Compromiso con la sociedad

Defensor de los valores cooperativos, entre los que se encuentran la solidaridad, Grupo Coviñas participa o colabora con numerosas acciones solidarias, culturales o deportivas, especialmente de la zona de Utiel-Requena.

Entre las acciones llevadas a cabo el pasado año destaca la organización de la I Carrera Solidaria entre Viñedos ‘Mar de Coviñas’, con la que se quiso dar visibilidad a una de las enfermedades que más afecta a los viticultores, expuestos constantemente a la luz solar, como es el cáncer de piel. La bodega destinó el 50% de los ingresos por dorsales a la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) de Valencia para desarrollar proyectos de lucha contra este tipo de cáncer.

Vinos jóvenes y desenfadados

Otra de las gamas icónicas de Coviñas que representa este espíritu más joven y fresco es La Escapada, que, con su aire mediterráneo y sus atractivas etiquetas de estilo retro y colores planos, está causando sensación en los mercados internacionales. Vinos desenfadados, dirigidos a gente joven o de ánimo joven a la que le gusta disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, y que tienen divertidos nombres: Blanca & Quito, Rosa & Dito y Tina & Tito.

La gama más joven de Coviñas también está teniendo un gran éxito. Así, los tres vinos que la componen lograron el oro en el Gilbert & Gaillard International Challenge 2019, el certamen organizado por la prestigiosa guía de vinos y revista especializada internacional Gilbert & Gaillard. También Rosa & Dito se hizo con una plata en el Concurso de Vinos de Proava.

Mejor enólogo del año

Coviñas dispone de un importante equipo técnico dirigido por el enólogo Diego Morcillo (Requena, 1975) reconocido por su dilatada trayectoria y conocimientos. Así, en 2018 Morcillo fue elegido como Mejor Enólogo Nacional por la Federación Española de Cofradías Vínicas y Gastronómicas (FECOES).

El jurado decidió por unanimidad otorgar este reconocimiento al director técnico de Coviñas por su trayectoria profesional, su “magnífico y extremadamente extenso” currículum y su “erudición” en el mundo de la enología, además de su amplia experiencia, y porque se encuentra al frente de la dirección técnica de “una de las mejores cooperativas de España, de la que salen grandes vinos”, explicó FECOES en su momento.

Grupo Coviñas

Avda Rafael Duyos, s/n

46340 Requena (Valencia)

Tel.: 962 300 680

www.covinas.com