Perelada estrenará nueva bodega en 2019

Javier Suqué, Presidente del Grup Peralada y Rafael Aranda, Arquitecto de RCR

Perelada Vins i Caves inicia la construcción de su nueva bodega, un ambicioso proyecto que marcará un hito tanto para la compañía y sus vinos de alta calidad como para la D.O. Empordà y para el que ha contado con el despacho de arquitectos RCR.

La decisión de construir una nueva bodega responde a los valores que han sido los pilares de la empresa desde los orígenes: la vocación de hacer grandes vinos de calidad y la convicción de apostar por la experimentación y la innovación. También es la culminación de una historia de amor que desde hace un siglo une la familia propietaria de la compañía y el Empordà.

El proceso de concepción de la nueva bodega dio comienzo cuando la familia Suqué-Mateu –propietarios de Perelada– confió en la intuición del estudio RCR y la pureza de su arquitectura, basada en el respeto por el paisaje preexistente y en priorizar la vertiente emocional y experiencial del espacio resultante.
El estudio olotense, integrado por Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta, ha ideado un proyecto guiado por la voluntad de integración plena en el entorno y de crear un edificio atemporal y, a la vez, dotado de una fuerte personalidad.

La nueva bodega de Castell de Perelada entrará en funcionamiento en 2019 y pretende ser la primera de Europa en contar con la certificación ambiental y energética LEED® BD + C, un sello desarrollado por el US Green Building Council que acreditará la sostenibilidad y alta eficiencia de su diseño y construcción.

Según Javier Suqué, Presidente del Grup Peralada “este ambicioso proyecto contribuirá a la proyección del patrimonio histórico, paisajístico y artístico de Peralada, convirtiéndolo en un destino de prestigio, y potenciará el enoturismo de excelencia en el Empordà, siendo capaz de atraer tanto los que son amantes del vino como los que no lo son, pero sí tienen una sensibilidad hacia la arquitectura, el diseño, la historia, la cultura, la ciencia…”

“Nuestro propósito es que la nueva bodega de Castell de Perelada se convierta en un referente tanto en Cataluña como fuera de nuestras fronteras. No sólo hará que el nombre de Perelada se consolide como sinónimo de la excelencia en el mundo del vino, sino que contribuirá a la proyección y el reconocimiento de la DO Empordà, que es todavía una DO emergente aunque con un gran potencial. Nuestro territorio tiene muchos condicionantes favorables: tiene turismo; una oferta gastronómica de primer nivel; un paisaje magnífico; una riqueza histórica y artística; una cultura del vino; bodegas como la nuestra, con ganas de hacer cosas bien hechas…” afirma el enólogo Delfí Sanahuja, director técnico de Perelada.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on RedditDigg thisShare on TumblrEmail this to someone

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »